Empresario logra millones de pesos con robo de gasolina

De la Redacción

Oscar Pedroza Jiménez, se autonombra licenciado, aunque no aparece ningún dato en el Registro Nacional de Profesiones; hábil para engañar a sus víctimas, tejer alianzas con autoridades (tráfico de influencias) y con personas de muy dudosa reputación.

De origen humilde, los padres de Oscar Pedroza Jiménez y de Héctor emigraron de Guadalajara, Jalisco a Ciudad Nezahualcóyotl, en búsqueda de mejores oportunidades. El padre de estos personajes, de nombre Federico, inició su carrera delictiva vinculándose a un grupo priista de golpeadores llamado “Movimiento Restaurador de Colonos,” dedicado a la invasión y robo de predios bajo el amparo del gobierno mexiquense.

La carrera delictiva de la familia generó una dupla interesante en la que Héctor Pedroza Jiménez se dedicó al activismo político conquistando espacios importantes, hasta llegar a la diputación federal de la LXI legislatura por el PRI en el Estado de México, siendo también líder estatal de la CNOP, protegido por Luis Videgaray, en ese entonces secretario de Hacienda, entre otros funcionarios.

Cabe destacar que Héctor Pedroza Jiménez forma parte del grupo de legisladores mexiquenses que votaron a favor de la malograda Reforma Energética de Peña Nieto. Lo anterior, permitió a Héctor Pedroza Jiménez y a su hermano Oscar, realizar innumerables negocios turbios al amparo del poder.

Por otro lado, Oscar Pedroza Jiménez se ha especializado en tejer alianzas importantes con miembros de la delincuencia organizada, entre ellos con el llamado (Cartel Negro), con el que incursiona en negocio de la venta de gasolina robada de los ductos de Pemex, a través de una cadena de 10 gasolineras que instaló en el Edomex y la CDMX.

Se menciona también que Pedroza Jiménez es propietario de la escuela particular “Universidad Infantil José Martí”, así como la “Fundación Universidad Infantil José Martí” que el mismo preside, se presume que, junto con las gasolineras, han sido instrumentos importantes para lavar dinero ilícito producto de las ganancias de la venta de hidrocarburo robado y de los negocios realizados con su hermano Héctor.

En noviembre del 2011, se dio a conocer una investigación en curso de la policía federal en la que se indaga sobre la venta de hidrocarburo robado, utilizando para ello la cadena de gasolineras de Oscar Pedroza Jiménez y teniendo como resultado el cierre de dos de ellas ubicadas en Nezahualcóyotl.

Como dato adicional, también la extorsión a los empleados de sus gasolineras es una actividad que Oscar Pedroza Jiménez ha implantado, así lo denuncian los empleados al señalar a Oscar Pedroza, como el sujeto que les cobra cuotas de hasta 250 pesos diarios para dejarlos trabajar en sus centros de servicio, según él para subsanar gastos comunes como el pago de la secretaria, así como de la compra de uniformes e implementos de limpieza y por si fuera poco, el entre del pipero huachicolero.

Las millonarias ganancias que todos estos ilícitos generan, son incalculables, pues tan solo de las cuotas de sus empleados, Oscar Pedroza Jiménez obtiene más de 18 millones de pesos al año. Las actividades ilícitas de los hermanos Pedroza Jiménez han derivado en diversas denuncias penales que aún están por resolverse.

Indagatoria no. 332560940339313, contra empleados de Héctor Pedroza Jiménez por usurpación de funciones y extorsión en contra de un comerciante.

Carpeta de investigación NEZA/I/379/2010 contra Héctor Pedroza como autor intelectual, quién ordenó a sus golpeadores robar, golpear y amenazar a un líder político contrincante.

Según las carpetas de investigación 203134003/24499/2014 y 203113010/9567/2013 la PGR Y el SAT determinaron el congelamiento de cuentas al diputado Héctor Pedroza Jiménez por participar en una red delictiva dedicada al tráfico de autos chocolate.

Oscar Pedroza Jiménez también es acusado de delitos financieros, ambientales y del fuero común, entre otras más, señaladas en sendas carpetas de investigación. FED/SEIDF/UNAI-CDMX/0001451/2019, CI-FDF/T/UI-1S/D/660/08-2019 Y TLA/TLA/ATL//013/224540/19/08.

Multimillonarios, viven como jeques petroleros y se valen de grupos de choque para amedrentar a sus enemigos, se transportan en vehículos de lujo, blindados y protegidos por prepotentes escoltas armados que no dudan en jalar el gatillo para defender a su jefe. Los Al Capone modernos versión mexicana.

Y ¿dónde está la Unidad de Inteligencia Financiera?, a la fecha, sospechosamente las instancias encargadas de investigar e impartir justica, guardan silencio sepulcral.

Lo más curioso es que a pesar de sus antecedentes, Oscar Pedroza Jiménez sigue trabajando y estableciendo alianzas empresariales y de gobierno sin impedimento alguno, tal es el caso de la nueva alianza que vincula a la española grupo Repsol con la empresa Urbanus, propiedad de Oscar Pedroza Jiménez, mediante la cual se inauguró una nueva estación de servicio ubicada en el centro de transferencia modal Pantitlán y cuya apertura tuvo lugar en diciembre del 2019, evento al que acudió el actual secretario de Desarrollo Económico de la CDMX,  Fadlala Akabani, en representación de  Claudia Sheinbaum.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s