Informe presidencial se dará en medio de la desilusión y el descrédito

El Presidente de la República está empeñado en distraer la atención nacional con una trama mediática y propagandística que, además de violentar el debido proceso, deja sin atender los grandes temas nacionales: la crisis de salud, la seguridad de las familias mexicanas, el desplome de la economía, el desempleo, la falta de incentivos a la inversión y la corrupción.

De esta manera, el Coordinador del Grupo Parlamentario del Partido Acción Nacional, Juan Carlos Romero Hicks, dijo que, como está mandatado en el artículo 69 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, el informe del presidente López Obrador al Congreso de la Unión será recibido el 1° de septiembre próximo, aunque, en esta ocasión las expectativas son desalentadoras.

En salud, subrayó el líder parlamentario, estamos ante un desastre nacional y ya veremos cómo lo reporta en su informe presidencial el próximo primero de septiembre, pero anticipamos que es una pena y un gran dolor haber rebasado los 60 mil muertos por COVID-19 y no hacer casi nada por el dolor evitable.

“Es imperdonable que hasta que llegamos a esos 60 mil decesos, la Secretaría de Salud haya recomendado el uso de cubrebocas en una acción tardía y totalmente negligente, como lo es también el desmantelamiento del sector salud, la escasez de insumos, de equipos, de medicamentos en la pandemia y antes de la misma con los niños con cáncer. Nada quita el dolor y el luto de las familias por la imprudencia y arrogancia de nuestras autoridades de salud a lo largo de este año”, afirmó.

El líder de la bancada panista aseguró que lamentablemente no estamos mejor que el 1° de diciembre de 2018, la delincuencia va en aumento, hay pocos resultados contra el crimen organizado, el narcotráfico, el robo de combustibles, tráfico de armas, robo de autotransportes y ya se contabilizan a más 53 mil muertes producto de la violencia con un creciente porcentaje de reclutamiento de niñas, niños y adolescentes a los grupos delictivos en todas partes del país.

Estamos más cerca de la impunidad que de la justicia y nunca como ahora las instituciones, creadas con años de lucha de los ciudadanos libres, están en peligro de ser borradas por un movimiento que mira hacia atrás y combate los órganos autónomos.

“Hay desilusión en el presidente más votado en la historia de México porque no ha sabido utilizar esa fuerza del gobierno de hacer el bien para todos, apoyar como le corresponde a los gobiernos estatales y municipales”, dijo.

De un año a otro, agregó el coordinador parlamentario, casi no hay cambios positivos en el país, por el contrario, son muchos más los saldos negativos, empezando por las renuncias en el gabinete presidencial y en mandos medios, lo que habla muy mal de la gestión de los funcionarios designados para que la Administración Pública Federal funcione correctamente.

Su falta de compromiso y resultados en el combate a la corrupción se demuestra en el otorgamiento del 72 por ciento de los contratos del gobierno en la más completa opacidad, se trata de compras sin concurso para favorecer a los amigos del régimen.

“López Obrador está reprobado por los estudiantes con 50.9 por ciento, las amas de casa con 51.5, el profesionista con 52.2, los jubilados con 55.0, los empresarios con 60.6 y los desempleados lo reprueban hasta con 64.6 por ciento”, de acuerdo con la empresa encuestadora Mitofsky.

El país lo recibió con un crecimiento económico del 2.8 por ciento y desde entonces hemos experimentado bajas constantes del Producto Interno Bruto hasta alcanzar la última medición de 2020 con -18.9 por ciento, de acuerdo a la variación anual desestacionalizada que mide el Instituto Nacional de Estadística Geografía e Informática (INEGI).

De acuerdo con el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social, (CONEVAL), el porcentaje de pobres por ingreso en México podría pasar de 48.8% en 2018 a 56% este año en el mejor de los escenarios, y a 56.7% en el peor de ellos.

En estos meses hemos tenido un presidente que está desconectado de la realidad, tiene delirio de grandeza y persecución, que miente e inventa cifras con una facilidad maniquea. Él ve al país de una manera muy diferente a como la perciben los ciudadanos.

“Por donde se recorra el país hay división, inconformidades, incertidumbre, tierras abandonadas por falta de apoyos, cierres de negocios por incosteabilidad, falta de estímulos gubernamentales y desconfianza en la palabra presidencial”, puntualizó.

Para Romero Hicks no se ha visto el liderazgo del Jefe del Ejecutivo Federal para asumirse como el presidente de todos los mexicanos, Jefe de Gobierno y Jefe de Estado.

“Padece el virus del odio y de la soberbia, nos quiere dividir, no unir y en lugar de vivir el presente y construir el futuro vive en el espejo retrovisor; no entiende que el pasado es un lugar de referencia y no de residencia”, finalizó.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s