MUCD condena represión y uso de la fuerza contra manifestaciones en Cancún

El día de ayer por la tarde, una manifestación feminista que reclamaba por el presunto feminicidio de Blanca Alexis afuera del Palacio de Gobierno de Cancún, fue dispersada por la policía municipal a través de disparos al aire con armas largas que hirieron a personas manifestantes y dos periodistas. Adicionalmente, al menos ocho personas fueron detenidas arbitrariamente y despojadas de los teléfonos con los que documentaban los hechos.

Ante los disparos, la manifestación se dispersó y elementos de la Guardia Nacional arribaron al lugar para formar una valla frente a Palacio de Gobierno y proteger a los elementos de la policía –algunos de ellos, encapuchados- que se retiraban.

En las horas siguientes, el gobernador de Quintana Roo se deslindó de los hechos. También lo hizo la alcaldesa de Cancún quien subrayo que Cancún no tienen a su cargo policías sino que estos pertenecen al mando único estatal por lo que responsabilizó al jefe de la policía del Estado. Por su parte, la Secretaría de Gobernación exigió que se investiguen los hechos y la Comisión Nacional de Derechos Humanos calificó los actos como represivos.

Como lo señaló a Oficina en México del Alto Comisionado de la ONU en México se trata de uso excesivo de la fuerza, incluyendo el uso de armas letales, en contra de manifestaciones de cualquier índole. Existen principios de uso de la fuerza que deben respetarse obedeciendo a los parámetros de necesidad, proporcionalidad, prevención y rendición de cuentas.

Desafortunadamente, el hecho no es aislado, le precede una ola de actos represores y violentos en contra de manifestaciones de mujeres que buscan a otras mujeres en Guanajuato, León, Ciudad Juárez, Culiacán, Ecatepec y Cuautitlán Izcalli, de julio a la fecha. Incluso, en Ciudad de México ayer mismo por la tarde, mujeres estudiantes que protestaban por el acoso cometido en dicha institución fueron encapsuladas por policías del gobierno capitalino.

Aunque dicha práctica se ha vuelto costumbre por parte de las autoridades de la CDMX, es violatoria de derechos y represiva.

En México Unido Contra la Delincuencia condenamos estos actos, exigimos que se aclaren responsabilidades y haya garantías de no repetición, pero, sobre todo, que se respete la seguridad de las mujeres que se manifiestan en cualquier parte del país. La violencia feminicida exige respuestas contundentes, no represivas.

Las policías deben ser cuerpos civiles capacitados para responder adecuadamente y respetar los parámetros de uso de la fuerza, así como respetar la libre expresión por parte de manifestantes y periodistas. Requerimos mejores policías, con formación y actuar civil bajo un enfoque de seguridad ciudadana; sólo así podremos aspirar a construir un México más seguro, más justo y en paz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s