Actividad minera impacta al medio ambiente, aunque es importante para la economía

Por José Vilchis Guerrero

La minería, actividad económica importante, impacta al medio ambiente en los territorios y las comunidades que viven en su entorno, que obliga al Estado a regularla, afirmó María Luisa Albores González, secretaria del Medio Ambiente y Recursos Naturales.
“Aquí hicimos una categorización de los diferentes impactos ambientales que se tiene en minería dependiendo de la fase en que se encuentre, las principales fases en la minería y estoy hablando principalmente de minería a cielo abierto o a tajo abierto”.
La de tajo abierto está prohibida, dijo, y desde que inició esta administración no se ha dado ni un permiso por parte de la Semarnat, porque en la exploración se pierde la cubierta vegetal, flora y fauna, alteraciones de la calidad del aire, del relieve y escurrimientos superficiales. Se va la primera capa de suelo.
En la fase de explotación y separación, se suma a la pérdida de la cubierta vegetal y de los hábitats, se produce generación de drenaje ácido y movilización de elementos tóxicos por el material expuesto, intemperismo, alteraciones de relieve y alteraciones de aguas subterráneas.
La actividad minera produce generación de vibraciones sísmicas y ruido por voladuras, contaminación por sustancias de proceso o materiales depositados.
También genera desigualdad social y como ejemplo puso al municipio de Mazapil, en Zacatecas, donde la principal actividad es la minería. Es el segundo municipio con mayor pobreza de Zacatecas pese a que ahí se encuentran dos empresas mineras importantes que extraen oro, plata, plomo y cinc.
“Anteriormente, con la complicidad de gobiernos, las empresas mineras han arrasado con ecosistemas y cuencas hidrológicas, contaminando regiones enteras”.
La contaminación repercute directamente en la salud de sus habitantes. Hay mineras que que recurrían a métodos ilegales para establecerse y esto ha generado conflictos sociales por violación a los derechos, despojo de tierras y los recursos de las comunidades.
Luego hizo una minuciosa descripción del desastre en el derrame tóxico en el Río Sonora, un desastre ecológico ocurrido el 6 de agosto del 2014 por un derrame de sulfato de cobre acidulado en el río Bacanuchi, afluente del río Sonora, causado por una fuga en una válvula en un tanque de proceso del complejo minero Buenavista del Cobre.
Años antes, decirles que la Semarnat había autorizado la construcción de las presas de jales que vimos en las láminas anteriores: en cauces del río Jaralito y Batamote, esto no se puede hacer.
Se contaminaron 288.8 kilómetros del río Sonora, afectando económica, social y ambientalmente a más de 22 mil habitantes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s