Dolor articular no es cuestión de edad

La juventud no está exenta de padecer alguna enfermedad crónico-degenerativa, aunque se piense que ser joven es sinónimo de buena salud. La obesidad, la genética, una mala alimentación, tener algún traumatismo articular durante la práctica deportiva o una carga articular anormal; se vuelven factores de riesgo que pueden contribuir a desarrollar osteoartritis (OA).[1]

Existen ideas erróneas de este padecimiento que han creado algunos mitos, por ello, es importante aprender y entender más sobre la OA para poner en práctica el autocuidado que permitan mejorar el movimiento de las articulaciones. La osteoartritis es una enfermedad degenerativa que no se puede curar, pero sí se puede tratar y, por ende, mejorar la calidad de vida de las personas que la padecen. El tratamiento incluye medicamentos analgésicos y antiinflamatorios[2], así como suplementos alimenticios, incluidos el colágeno no hidrolizado tipo II, Persea gratisima y glycine Max, entre otros, que ayudan a retardar el daño del cartílago.[3] Para conocer más información sobre el funcionamiento del tratamiento con colágeno no hidrolizado, revisa este video

Tú podrías tener osteoartritis y no saberlo. En México, se estima que entre el 10.5% y el 13% de la población es la padece[4], y se encuentra viviendo con dolor, rigidez y deterioro de las articulaciones como rodillas, manos, hombros, tobillos, caderas y/o columna vertebral, lo que complica el desarrollo habitual de las actividades diarias y posiblemente llegar a ser muy limitante.[5]

La OA es una enfermedad multifactorial, por ello, el reumatólogo o en su defecto el traumatólogo es la persona adecuada para aclarar tus dudas médicas. Si tú o un familiar ha sido diagnosticado con osteoartritis, es común sentir de dudas y tus probabilidades de padecerla son mayores.

Muchos son los mitos alrededor de dicho padecimiento, por ello, el Dr. Federico Sandoval García, especialista en enfermedades reumatológicas y osteoartritis, comparte algunos puntos importantes para evitar caer en suposiciones:

En edades avanzadas los tejidos retienen menos líquidos y el cartílago se altera, tornándose menos elástico y más susceptible de lesiones. Los condrocitos, las células responsables de la restauración del cartílago, se vuelven más lentas, razón por la cual los procesos de deterioro comienzan a prevalecer.[6]

Es muy importante que conozcamos que la osteoartritis no afecta solamente a adultos mayores. Los síntomas pueden iniciar desde los 40 años y e incluso antes[7]. Para mejorar la calidad de vida de quienes padecen OA es vital hacer cambios en la actividad física y la alimentación, ya que esto puede contribuir a desacelerar el avance y favorecer un nivel normal del funcionamiento de las articulaciones.[8]

El ejercicio es fundamental para mantener el cuerpo en un estado físico ideal. En personas que padecen osteoartritis se deben realizar ejercicios de bajo impacto que ayudarán a disminuir el dolor y no causará sobrecargas mecánicas en las articulaciones. Además, realizar actividad física de manera frecuente te ayudará a conservar un peso adecuado, y un buen tono muscular, lo cual es imprescindible para reducir la carga en las en rodillas, disminuyendo así el dolor y la rigidez, que es la causante de la falta de movilidad por OA.[9]

En la actualidad, el progreso de la medicina permite un manejo óptimo e integral de la osteoartritis. Tu médico puede analizar distintos factores, a fin de crear un programa personalizado para ti, éste puede involucrar la combinación de tratamientos farmacológicos, no farmacológicos o cirugías y te permitirá reducir el dolor en las articulaciones, así como mejorar la función física.[10]

Para mantenerte informado, te sugerimos seguir la página web Vivir sin límites, un sitio creado para que conozcas más sobre la osteoartritis, en el que podrás consultar una lista de médicos capacitados y agendar una cita con algún especialista cercano a tu domicilio, quien te brindará atención médica de alta calidad y podrá guiarte en el diagnóstico y tratamiento adecuado; además, te ayudará a despejar creencias falsas sobre el desgaste articular.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s