Necesaria reducción acelerada a gran escala de emisiones de Gases Efecto Invernadero

·         Dolores Barrientos, Representante en México del Programa de las Naciones Unidas por el Medio Ambiente (PNUMA), explicó en el marco de Diálogos Anafapyt, que los cambios en el clima son generalizados, rápidos, intensos y afectan a todas las regiones del planeta, incluyendo a los océanos.

La influencia humana es indiscutible en el cambio climático. El sexto Informe del Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) da cuenta de ello, pues la temperatura se ha incrementado 1.1°C a partir de la revolución industrial, destacó Dolores Barrientos Alemán, Representante en México del Programa de las Naciones Unidas por el Medio Ambiente (PNUMA).

La especialista, quien impartió el seminario virtual Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible, –como parte de Diálogos Anafapyt, un foro plural y diverso para todos los protagonistas que forman parte de la industria de pinturas, tintas y recubrimientos–puntualizó que los cambios en el clima son generalizados, rápidos, intensos y afectan a todas las regiones del planeta, incluyendo los océanos. Los impactos se han vuelto frecuentes y severos.

Ante socios de la Asociación Nacional de Fabricantes de Pinturas y Tintas (Anafapyt), comentó que necesita una reducción acelerada y a gran escala de las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) para lograr la meta establecida en el Acuerdo de París de no llegar a un incremento de la temperatura global de 1.5 grados.

Muchos cambios en el sistema serán más intensos y directamente proporcionales  como lluvias torrenciales, sequías, ciclones más intensos, reducción del ártico, hielo y permafrost, así como impactos fuertes en el ciclo del agua de no tomar acciones drásticas e inmediatas.

Se está adelantando  hasta 50 años lo que se esperaba que le ocurriera antes del fin del siglo. El impacto es irreversible, sobre todo en los océanos, capas de hielo y el incremento del nivel del mar, lo cual  es seguro, de entre 3 y 50 centímetros o hasta uno y dos metros, de forma que se perderán muchas áreas continentales. Se prevé la desaparición de islas cercanas a Nueva Zelanda y Australia, por lo que ya hay familias mudándose, porque saben que no estarán en algunos años.

“Es mucho mejor saber en dónde estamos parados para eventualmente prepararnos como país, ciudad y familia. Nuestras decisiones de inversión se verán afectadas por los efectos del cambio climático. México es altamente vulnerable al cambio climático y debería ser una prioridad en la agenda pública, tal como lo está haciendo el gobierno de EU, encabezado por Joe Biden.

El cambio climático ocasionará grandes migraciones. Para la ONU “estamos en código rojo como humanidad”, por eso invitó al G20 a formar parte de la coalición Net Zero Emissions, en la cual participan más de 120 países. Inclusive muchas economías están despetrolizando sus finanzas, por lo que ya se están viendo liderazgos internacionales que van hacia esta tendencia y que no se construyan nuevas plantas de carbón y que los países miembro de la OCDE las eliminen para el 2030. Hasta ahora hay 5 países que se han comprometido a hacerlo.

También se recomienda que la capacidad instalada de energía eólica y solar se cuadruplique para 2030. Los cambios más fuertes en la matriz energética deben darse en estos próximos 10 años. El cambio climático también representa uno de los mayores riesgos financieros a las carteras de crédito y activos de los inversionistas, por lo cual hay un movimiento que mide el riesgo de cambio climático como un riesgo crediticio desde los comités de los bancos y las juntas que se encargan de la toma de decisiones de las empresas.

La toma de decisiones debe considerar el riesgo climático. Es un proyecto punta de lanzas en América Latina y México es el único ´que lo está haciendo, junto con países de Europa, Canadá y EU, “pero para que ustedes vean la magnitud que tiene el cambio climático y cómo está trastocando incluso a sectores que normalmente no tenían que ver, como es el sector financiero”.

El bienestar de los jóvenes y generaciones futuras depende de un quiebre urgente de las actuales tendencias en degradación ambiental. Esta década es crucial, ya que se necesita reducir en 45% las emisiones para 2050, para limitar el incremento de la temperatura para este ciclo.

En los últimos 50 años la economía global ha crecido 5 veces, se ha triplicado la extracción de recursos y la población se ha duplicado (7.8 billones), de los cuales 1.3  billones en pobreza y 70 millones con hambre. Además, el modelo económico que vivimos es poco equitativo e intensivo en recursos naturales que ha provocado el declive ambiental a través del cambio climático.

Tres cuartas partes de la tierra y dos tercios de los océanos son impactados por la actividad humana; además 1  millón de las 8 millones de especies conocidas están en peligro de extinción. Asimismo, 25% de las enfermedades corresponde a riesgos ambientales. Si no se para la contaminación plástica, para 2050 no habrá peces en los mares, ya que los humanos tienen gran impacto en la Tierra. De la biomasa combinada de mamíferos, la población humana constituye cerca de un tercio y el ganado dos tercios, mientras que  los mamíferos salvajes representan menos de 5 por ciento.

Además, la producción de energía se ha triplicado. Aún hay 25% de territorio virgen, pero de seguir así, en 2020 será el 10%. Lo ideal sería disminuir en 25% las emisiones para 2030. Hay países con tendencia a la baja en cuanto a emisiones como Rusia, Indonesia, Malasia y Lituania, en contraste con China, India, países de África, Asia y América Latina. El 30% de los gases son generados por China, 13% en EU y México 1.28. Por eso se busca retomar el mercado de carbono y cerrar la brecha de financiamiento climático.

Otros temas que ayudarían a reducir las emisiones son fomentar los sistemas de transporte basados en la electromovilidad, así como la aplicación de aranceles de carbono. Además, se busca que 50% de las ventas de autos eléctricos sean de unidades eléctricas. Pese a las negociaciones que se han dado desde 1960, las emisiones de carbono no se han reducido. De ahí la importancia de continuar realizando acciones cada vez más drásticas para lograr las metas de reducción de emisiones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s