Piel del adulto mayor es más vulnerable a otras afecciones

*El prurito afecta al menos al 50% de la población de ese sector
Radiación UV, estrés y contaminación, detonantes de dermatosis en la tercera edad.

A medida que envejecemos nuestra piel es más susceptible a desarrollar ciertas enfermedades dermatológicas, entre otras causas por el efecto acumulativo de los factores ambientales como la radiación UV, asociado a los cambios fisiológicos y trastornos crónico-degenerativos en esta etapa de la vida se manifiestan en diversas lesiones que los adultos mayores desarrollan con frecuencia.

Así lo explicó la doctora Rossana Llergo, presidenta de la Fundación Mexicana para la Dermatología (FMD), quien apuntó que en la piel del adulto mayor existe una disminución en el contenido de agua y en el número de lípidos, de glándulas sebáceas y glándulas sudoríparas, así como de la cantidad de vasos sanguíneos.

Llergo Valdez destacó que “dentro de las condiciones que aquejan a los adultos mayores, la xerosis –o sequedad extrema de la piel– afecta al 50% de la población mayor de 60 años”.

Respecto de los cambios que se presentan en la piel de dicho grupo la dermatóloga explicó que “dichos cambios vienen acompañados de una alteración de la barrera cutánea y el principal síntoma es la comezón. La xerosis es la causa más frecuente de comezón en esta población, pero es importante descartar que las enfermedades crónico degenerativas asociadas, tales como diabetes mellitus, enfermedades renales, enfermedades hepáticas y biliares entre otras, también son un factor importante en la vulnerabilidad de la piel”.

Por su parte, la doctora Susana Canalizo, vicepresidenta de la Fundación Mexicana para la Dermatología, mencionó que “otra de las dermatosis frecuentes en adultos mayores es la púrpura senil, una condición común, benigna, que afecta principalmente manos y antebrazos, la cual se caracteriza por manchas de color púrpura y se debe al aumento de fragilidad vascular por daño del tejido conectivo de la dermis causado por la exposición crónica al sol, envejecimiento y algunos fármacos. Son lesiones que se resuelven solas sin ameritar tratamiento y suelen dejar una mancha de color marrón causada por depósitos de hemosiderina que desaparecerá en meses”.

La doctora Canalizo Almeida también mencionó que “las úlceras por presión son muy frecuentes, especialmente en aquellas personas que tienen limitación en la movilidad o que son dependientes en sus actividades básicas, esta condición se presenta hasta en un 70% de las personas mayores de 70 años y factores como la desnutrición, presión constante sobre zonas del cuerpo con prominencias óseas, la alteración en la sensibilidad y las comorbilidades actúan como detonantes para su desarrollo”.

Otra condición que se desarrolla con frecuencia en los adultos mayores es la aparición de tumores benignos, dentro de los que destacan las queratosis seborreicas, que son consecuencia de la exposición crónica a la radiación ultravioleta.

Por último, las especialistas de la Fundación Mexicana para la Dermatología resaltaron la importancia de tener un envejecimiento saludable, concepto que implica, mejorar los hábitos alimenticios, mantener una rutina de cuidado diario de la piel, realizar ejercicio regularmente y acudir a detección temprana con un especialista, así como evitar la automedicación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s