Obrador fragua un auto golpe de Estado

• Alertan diputados que si bien “México estaba mucho mejor sin el fascista de López Obrador”, éste tiende a transformarse en un nuevo dictador en América Latina, aunque en la praxis viene ya operando al muy estilo de los tiranos Mussolini y Hitler
• Preocupa a los gringos que el gobierno de México vaya a compartir su soberanía con los cárteles y llegar a un modus vivendi con ellos
• ¡Andrés Manuel López Obrador tiene todo el poder para transformarse en el primer führer mexicano!

BLAS A. BUENDÍA *

Lo peor que le puede pasar a México es que el gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica pudiera financiar un Golpe de Estado para deponer al presidente Andrés Manuel López Obrador quien está empecinado en convertir territorio nacional en un país narco comunista, muy similar a la historia ocurrida en Brasil en la década de los 60’s.
El político de origen tabasqueño pretende simuladamente instaurar otro gobierno paralelo a un Estado militar, lo que daría pie a controversias respecto a su naturaleza, es decir, el Pentágono no estaría dispuesto en respaldar a un régimen que, en su traspatio, lentamente ha deteriorado su imagen política en el exterior para transformarse en un llano sociocomunistoide al muy estilo del führer alemán Adolf Hitler.
Analíticos de la historia, afirman que los países que han vivido este régimen de gobierno han sufrido una suerte de quiebre moral y una gran decepción hacia el régimen anterior por los agravios que consideran les infligieron.
El fenómeno de la corrupción también es la única manera de explicar el empoderamiento del crimen organizado y la delincuencia común, más allá de la ineptitud gubernamental actual.
Otra característica del fascismo es que, a diferencia de otros movimientos efímeros, carentes de una base filosófica o ideológica; ello le permite la ambigüedad de colocarse a la derecha en algunos asuntos y a la izquierda en otros.
Se ha observado que el presidente Obrador es muy de derecha en cuestiones financieras, al grado de preferir la quiebra de miles de empresas durante la pandemia, con tal de no incrementar la deuda. O bien, es muy de izquierda en apoyos sociales y medidas estatistas donde los únicos beneficiados han sido sus hijos que se dan vida de fifís, cuya estirpe siempre ha sido cuestionada por Andrés.
En el fascismo no cuentan las ideas, sino los programas, y se asocia con que el actual gobierno no tiene una visión de Estado y se enfoca a programas muy concretos, como devolver a PEMEX su grandeza.
El fascismo polariza a la sociedad a fin de echar raíces, estableciendo quiénes son los enemigos de la Nación. Ciertamente, habría de enjuiciar a todos los corruptos, pero la pregunta es…, si los de clase media también podrían figurar en esa gran lista de convertirse en enemigos por el simple hecho de no ser pobres. Y qué decir de los científicos, los intelectuales, los machuchones y demás villanos inventados por el líder de la 4T.
Los regímenes fascistas basan su poder en un extraordinario manejo de la retórica y la propaganda. No habiendo ideas complejas que explicar, ni verdades que probar, las emociones dominan el discurso público y, de paso, establecen que el individuo no tiene sentido más que en una colectividad sumisa al líder que —como lo expresaría Bobbio, “…el fascista es solo un criminal, un sicópata que persigue una carrera política…”—, no hay nada más cierto que esta verdad.
Lo más preocupante es que los regímenes fascistas se instauraron a través del voto democrático de gente común y buena, deseosa de creer, pero termina con un palmo de narices por el engaño del que fue víctima furtiva.
Millones de mexicanos, de forma continua, se han manifestado en contra de la evolución de esa siniestra táctica comunista, ya que de implantarse abiertamente una dictadura, el Estado de Derecho sería la principal entidad que sufriera las consecuencias y prohibiciones de las libertades, consagradas en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.
Millones de mexicanos, asimismo, ya no toleran la devastación de la democracia en el país, toda vez que diversos sectores de la sociedad, así como del Buró Político mexicano, podrían financiar una revuelta social en toda la nación, al grado de orillar a México a una Guerra Civil con resultados adversos, sobre todo impactando la unidad nacional.
Chile, por ejemplo, fue otra de las dictaduras que, con posterioridad, se han implantado en el cono sur. Lo esencial de la discusión gira en torno a saber si los regímenes militares sudamericanos y ahora el mexicano, deben o no caracterizarse como fascistas, cuando sus usos y costumbres avalan el repudio total de la marginación en materia de libertad de expresión.
Si bien millones de mexicanos han avizorado que México se halla en ciernes bajo el peligro de connivencia con los altos mandos militares y los barones del narcotráfico, sería insensato que repuntara el gorilato asesino, presuntamente apaciguado por décadas, aunque la ambición por el dinero fácil, los corroe a plenitud.
Para diputados federales, alertan que si bien “México estaba mucho mejor sin el fascista de López Obrador”, éste tiende a transformarse en un nuevo dictador en América Latina, aunque en la praxis viene ya operando al muy estilo de los tiranos Mussolini y Hitler, solo por citar a estos personajes que hicieron historia como auténticos genocidas.
El México Guadalupano, a través de líderes católicos y cristianos, así como los Ateneos de Abogados, Logias Masónicas y partidos políticos, se sumarán a una causa común de rechazar todo intento de soportar el militarismo para apoyar a un incipiente absolutismo que carece de una ideología de desarrollo nacional, sino por contrario, López Obrador ha significado ser un gran peligro para toda la nación.
La falange del patriotismo será parte de esa devoción en la que los guadalupanos, también objetarán su futuro y su destino…, así como ocurrió en el Movimiento Estudiantil de 1968, al desarrollarse un repudio total contra el salvajismo del imperio de las botas militares, aunque fue mal encausada porque con el tiempo, México en su descomposición cayó en el fenómeno de la Oclocracia.
El anómalo proceso de la corrupción —bandera oscura de López Obrador—, ha arrastrado y maltratado la imagen de los militares a un grado de desintegración de honestidad y transparencia, ya que en lugar por velar por la Seguridad Nacional, se han convertido en círculo vicioso para la explotación de soldados de los cuarteles, impactando paralelamente en el desarrollo nacional, sobre todo en momentos críticas cuando millones carecen de empleo, debido a las arrogantes y funestas decisiones de un Ejecutivo senil totalmente insensible.
Referente al fascismo que se niega a morir en todas las regiones del mundo, renace el pensamiento filosófico del italiano Norberto Bobio: “El fascista habla todo el tiempo de corrupción. Lo hizo en Italia en 1922, en Alemania en 1933 y en Brasil en 1964. Acusa, insulta, agrede como si fuera puro y honesto. Pero el fascista es solo un criminal, un sicópata que persigue una carrera política. En el poder no vacila en torturar, violar, robar sus pertenencias, su libertad y sus derechos. Más que corrupción, el fascista practica la maldad”, puntualiza.
De tal suerte que el presidente Obrador está perdidamente conmocionado por una realidad que él mismo ha creado e impulsado, que es la inseguridad de México, hoy dominado a complacencia por el narcotráfico.
En la víspera, Fox News, la plataforma televisiva norteamericana que posee una línea editorial conservadora, con sede en Nueva York, recogió las opiniones del ex Fiscal norteamericano Bill Barr, quien ante la penumbra y la amenaza del narcotráfico en México, sostuvo que “Andrés Manuel López Obrador ha perdido el control de todo su país”.
El viernes 18 de marzo de 2022 será una fecha histórica tanto para Estados Unidos como para México, ya que Bill Barr recordó que la seguridad fronteriza era una «preocupación principal» conjunta de López Obrador y del ex mandatario Donald Trump. Pero hoy, ante la desenfrenada ola de inmigrantes, México ha sido invadido por el enemigo por el sur de su frontera.
Reveló: «Fui ahí (México) un par de veces para ver si podíamos endurecer la columna vertebral de este presidente (López Obrador) que cree en los abrazos, no en las balas, y están perdiendo», dijo. «Han perdido el control del país, en mi opinión».
«Los cárteles tienen decenas de miles de millones de dólares a su disposición. Pueden corromper a quien quieran ahí y tienen ejércitos, literalmente ejércitos que son cada vez más paramilitares, vestidos como militares y vehículos blindados», declaró a Fox News.
«Lo que siempre me ha preocupado es que el gobierno de México vaya a compartir soberanía con los cárteles y llegar a un modus vivendi con ellos. Y no tenemos control sobre ese territorio. Y ahora hemos perdido el control de la frontera», remarcó.
Barr elogió el liderazgo de Trump en seguridad fronteriza y dijo que «luchó como un demonio» contra los jueces federales reticentes y los grupos de interés de la oposición.
Si bien también indicaría que la violencia reciente en la frontera, deberían preocupar a Estados Unidos, para los políticos mexicanos es otra de las principales causas que ha perdido también el presidente López, que en lugar de aceptar que los balazos no se frenan con abrazos, México se ha convertido en un extraordinario cementerio nacional, generalmente clandestino.

La base del fascismo
Como complemente a esta entrega, Benito Mussolini llevó al poder al Partido Nacional Fascista y posteriormente al Partido Fascista Republicano. Estableció un régimen totalitario durante el período conocido como fascismo italiano, bajo el beneplácito del rey Víctor Manuel III, hasta su colapso en la Segunda Guerra Mundial.
En tanto Adolf Hitler que a la vuelta de la historia se le calificó como la Alemania nazi nacionalsocialista, también fue identificado como “paladín” del Tercer Reich. Hitler fue un político militar y dictador austriaco nacionalizado alemán. Canciller imperial desde 1933 y führer —líder— de Alemania desde 1934 hasta su muerte en 1945, llevó al poder al Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán o Partido Nazi.
¡Andrés Manuel López Obrador tiene todo el poder para transformarse en el primer führer mexicano!

Reportero Free Lance *
Premio México de Periodismo Ricardo Flores Magón-2021
filtrodedatospolitios@gmail.com

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s