La dinámica destructiva de México, atrapado entre Oclocracia y Anocracia

*Sistemas que combinan formas democráticas con el autoritarismo. Existen libertades, pero limitadas por una ingeniería seudo jurídico y seudo legalista. Se puede disentir, pero los disidentes son excluidos y “pueden llegar a tener problemas ante la ley”. No existen contrapoderes o son muy débiles

*¡El cacerolazo digital!; ¡Izquierdismo maquiavélico!, ha generado que en la izquierda democrática haya mucho descontento

La política de odio que ha dividido a México y que, inevitablemente, dejará hondas heridas en el cuerpo social, alerta el Guevara mexicano

*Para los amigos, justicia y gracia; para los enemigos, la Ley a secas

Benito Juárez García

Por Blas A. Buendía *

La evaluación que hiciera puntualmente una diversidad de politólogos entre los efectos y desafectos en materia de democracia en el mundo, llegaron a la conclusión que el Planeta prácticamente está perdido, partiendo de la amarga experiencia que dejara como legado criminal “el patriarca del nazismo” Adolf Hitler Pölz, que hasta hoy en día, muchos gobernantes juegan y se inspiran con su ironía en el marco del neoclasicismo, y como expectantes, auténticos guerreros que ahora luchan desde las izquierdas, desean hallar mejores horizontes de desarrollo para la humanidad.

El tema en sí es vasto. Infinidad de especialistas en politología hacen un crudo análisis referente al valor filosófico y objetivismo en la conducción o manipulación de las masas; y de aquellos otras naciones que están estacionadas por la falta de cultura y la habilidad política, donde los “más despiertos” que han llegado al poder utilizando las tácticas embusteras de Joseph Goebbels —ese teutón bravucón que ocupara el cargo de ministro para la ilustración pública y propaganda del III Reich y uno de los colaboradores ideológicos más cercanos del astrohungaro Adolf Hitler Pölz—, todos quieren ser como el genocida Führer de Alemania. 

No solo México, sino en los confines del Planeta Azul, existe una mezcla que no es extraña para nadie: la Oclocracia y la Anocracia. Ambos términos vienen a significar “la desgracia de los pueblos”, porque sus líderes populares conocen a detalle la estrategia y movimiento de masas de Nicolás Maquiavelo, considerado el Padre de la Ciencia Política moderna.

Conforme al estudio de la ciencia, la geopolítica también se le puede considerar estar atrapada en el túnel de la desgracia, pero quien tiene la culpa son los propios pueblos a falta de contar con la solidez educativa y del conocimiento de la historia universal, sus confines y sus peligros.

Es necesario pormenorizar la terminología de esos dos conceptos. Por ejemplo, la Oclocracia nace como el surgimiento de la muchedumbre que se transforma en gobierno, es decir, “el poder de la turba”, que es por igual, una de las formas de degeneración de la democracia, del mismo modo que la monarquía puede degenerar en tiranía o la aristocracia en oligarquía. A veces se confunde con la tiranía de la mayoría, dado que ambos métodos están íntimamente ligados.

El término fue acuñado por Polibio, historiador griego, en su obra Historias (6.3.5 a 6.4.10), escrita en torno al año 200 a. C. Polibio desarrolló su propia teoría de la anaciclosis, basándose en las tres formas de gobierno aristotélicas y sus correspondientes formas impuras, sustituyendo la demagogia, como forma degenerada de la democracia, por el nuevo concepto de Oclocracia.

Mientras que, etimológicamente, la democracia es el “gobierno del pueblo” que con la voluntad general legitima al poder estatal, la Oclocracia es el “gobierno de la muchedumbre”, es decir, “la muchedumbre, masa o gentío es un agente de producción biopolítica que, a la hora de abordar asuntos políticos, presenta una voluntad viciada, propensa a la evicción, confundida e irracional, por lo que carece de capacidad de autogobierno y, por ende, no conserva los requisitos necesarios para ser considerada como pueblo”.

La Anocracia es un sistema de gobierno que incluye características de inestabilidad política, ineficacia y una “mezcla incoherente de rasgos y prácticas autoritarias y democráticas”. 

Estos regímenes son particularmente susceptibles al estallido de un conflicto armado y a repentinos cambios de liderazgo. A pesar de su uso relativamente popular, la Anocracia no tiene una definición precisa.

A veces se define vagamente como parte democracia y parte dictadura. Otra definición clasifica la Anocracia como “un régimen que permite algunos medios de participación a través de la oposición grupal pero cuyos mecanismos para la corrección de injusticias están poco desarrollados”.

Algunos investigadores distinguen las Anocracias de las Autocracias y las Democracias por su menor capacidad para mantener la autoridad, la dinámica política y las agendas políticas.

La definición operativa de Aocracia ha sido ampliamente utilizada por los investigadores Monty G. Marshall y Benjamin R. Cole en el Centro para la Paz Sistémica (Center for Systemic Peace) y obtiene su mayor difusión a través de los datos Polity. 

La clasificación de los Estados se realiza midiendo variables como el acceso al Poder Ejecutivo, limitaciones en su autoridad y competencia política, y organizándolas en una escala de -10 a +10, donde -10 corresponde a una monarquía hereditaria y +10 a una democracia consolidada. 

Las Aocracias corresponden a una puntuación de entre -5 y +5. A su vez, los regímenes anocráticos se pueden clasificar en “anocracias cerradas” (de -5 a 0) y “anocracias abiertas” (de 1 a 5).

El número de regímenes anocráticos ha variado a lo largo del tiempo. Su mayor incremento se produjo tras el fin de la Guerra Fría. A finales de 2013, había 53 países clasificados como anocracias.

Tipos de regímenes  

La existencia del Estado de la democracia en 165 países y dos territorios autónomos del mapa del mundo.

Participa la Unidad de Inteligencia de The Economist, la revista británica, misma que presentó “El índice de Democracia Global 2021, publicado en febrero de 2022, titulado El desafío de China y el impacto negativo de la pandemia”.

Sistemas que combinan formas democráticas con el autoritarismo. Existen libertades, pero limitadas por una ingeniería sudo jurídico y seudo legalista. Se puede disentir, pero los disidentes son excluidos y “pueden llegar a tener problemas ante la ley”. No existen contrapoderes o son muy débiles. 

El Estado tiene partes oscuras e incontrolables, lo que suele denominarse alcantarillas o cloacas. 

La violencia legal tiende a extralimitarse más allá de lo necesario, lo que el sociólogo alemán Herbert Marcuse, llamaba represión excedente. 

Las élites procedentes de anteriores sistemas totalitarios, siguen siendo determinantes. 

Se establece un estatus quo imposible de cambiar y limitador de proyectos políticos democráticos. 

La corrupción es sistémica. Ineficacia e inestabilidad política”, advierte el portal http://www.eepsys.com/es/democracia-o-anocracia/

Entre democracia y dictadura, y con el concepto de los regímenes híbridos, también conocidos como Anocracias, se permite establecer una zona de transición gris entre dos términos absolutos, o mucho mejor, definidos como son los regímenes democráticos y los autocráticos

Democracia plena (democracias avanzadas)

Democracia defectuosa 

Democracia imperfecta

Regímenes híbridos

Regímenes autoritarios

La tecnología en pro de la democracia 

La innovación de protesta ha sido también tan peculiar que hoy en día, a través de la Ciencia y la Tecnología, se tienen alcances inimaginables.

En el circuito de las redes sociales, se distribuyen por sus caminos frases como “¡México no está solo!”, incitando a participar en “¡cacerolazos digitales!”

“Una sensación de impotencia, de frustración y abatimiento, nos noqueó”. 

“Ya parece no quedar nada del orgullo de ser mexicano. Y no es la economía”.

“El problema no es el tren, ni el aeropuerto, ni las refinerías de dos bocas, etcétera”. 

“Estamos perdiendo en silencio a nuestro México”.

“La metamorfosis es brutal”.

“El país que tenemos hoy no es el que imaginamos, y el país de mañana será mucho peor de lo que imaginamos”.

“No hay respeto”.

“No hay educación”.

“No hay diálogo”.

“La búsqueda de la excelencia se abandonó por completo”.

“Nos acostumbramos al atropello del poder político, al resentimiento social de AMLO/MALO (Andrés Manuel López Obrador)”.

“Al corto plazo sin una visión de país que nos ilusione. Que nos enamore”.

“¿Qué queremos?”

“¡Volver a sentirnos orgullos de ser mexicanos!” 

“Viajar seguros”.

“Ver un desarrollo cultural sostenido”.

“Transitar por las calles sin piquetes”.

“Escuchar a un presidente conectado con el mundo”.

“A decidir qué comprar”.

“Qué libros leer”.

“Respetar al maestro”.

“Los delincuentes presos”.

“Estadistas conduciendo al país”.

“Economistas manejando la economía”.  

“Calma y paz”.

“No al odio y la crispación”.

“Los tres poderes funcionando”.

“Recibir cosas del mundo y poder enviar cosas al mundo”.

“Si no quieres lo mismo, circula esta ¡alerta!”

“¡En paz!”

“México, te quiero, te amo, te extraño porque tu tierra vio nacer a todas nuestras generaciones, no quiero perderte, por culpa de un oclócrata que no solo se siente presidente, sino un ‘rey’ que para rematar, la sociedad lo condena y no lo baja de ser el KK’s, un fratricida confeso”.

“En este ¡cacerolazo digital!, amigos, en nuestro mundo de paz y divina oración, hagamos un esfuerzo por esta causa aunque no estén convencidos de reenviárselo a cuantos lleguen a sus hogares y oficinas para leer, comentar y hacer una extraordinaria cadena de convencimiento”.

“Es hora de decir: ¡Andrés, ya basta de que sigas cometiendo tantas idioteces que pareciera que no eres mexicano, porque según investigaciones periodísticas, alertan que naciste en El Salvador”.

“Si los judíos se hubieran rebelado los primeros días, Adolf Hitler no habría asesinado a tantos. Si los venezolanos no hubieran estado ‘distraídos’ al comienzo de Hugo Chávez no se habría quedado tantos periodos de Gobierno”. 

“¡Qué bueno que dejó de existir el maestro y lavador de cerebros, Fidel Castro, que hoy, Cuba da pena que tenga un pueblo tan dejado que ya se parece a lo que está ocurriendo en México!” 

“¡Exijamos que la oposición se una para salvar a nuestro querido país antes de que sea demasiado tarde!”

“¡Va por México!, no es solo una revolución de inmediatas soluciones, sino el reinicio para rescatar a nuestra República Mexicana!”

“¡No te fijes en colores, ni en partidos políticos, preocúpate cuando ya no tengas a tu país en tus pies y en tus manos!”

“¡Que aun cuando parezca difícil, pero nunca imposible, la sociedad debe hacer un frente común: dejar sus diferencias para otro momento y que todos ellos juntos, convoquen a un acto de desagravio para impedir que sigan haciendo lo que se le viene en gana al narco dictador de Palacio Nacional!”  

“¡Vamos con el cacerolazo digital, 1 x 10!” 

“¡Este, en calidad de mientras, es un cacerolazo digital!”

“¡Hay que demostrar que somos más los descontentos con su  proyecto político!, toda vez que ellos, ¡esos oclócratas de cuarta, son nuestros empleados, porque el pueblo mexicano es el Estado! Dichos emitidos fueron expresados por el incansable luchador social y presidente de Sudáfrica Nelson Rolihlahla Mandela!”

“¡Las comparativas no son buenas, sino un camino de esperanza por rescatar a México de las garras del comunismo, y la acción meretriz de un loco!” 

«No me preocupan los gritos de los deshonestos, de la gente sin escrúpulos y de los delincuentes… más, me preocupa el silencio de los buenos». 

“¡Dedica un minuto de tiempo por tu país, y si tienes conciencia patriótica, reenvía esta alerta en este preciso momento para agrandar una cadena mundial!” 

“¡México no está solo!”

“Implementa tú mismo el 1 x 10”. 

“Sé parte y has lo posible que este mensaje pueda llegar a millones de personas, hasta los confines del Planeta Azul”. 

“¡Por un México libre, por la  verdadera paz, por un México sin odios, ni divisiones, ni rencores, ni perseguidos!”

“¡No más distribución de la pobreza!” 

“Por un México seguro, donde se restaure el Estado de Derecho y se ponga en prisión al delincuente llamado Andrés Manuel López Obrador, al ladrón de cuello blanco, a los asesinos sueltos que andan por las calles, a los terroristas escondidos en casas de pueblos tranquilos”.

“¡Que nuestros recursos no sean dilapidados, y mucho menos, regalados a los amigotes y socios del poder de otras Oclocracias y otras Anocracias!” 

“Si te quedas callado o indiferente, es porque no eres mexicano, los oclócratas continuaran haciendo lo que le venga en gana… y seguirán usando nuestros dineros como más les convenga”.

“Cuidado: ¡Su gran ventaja, ha sido nuestra apatía!, y ¡estos oclócratas generan la crispación para mantener la indolencia de los mexicanos!”

“¿Hasta cuándo despertará esa apatía antipatriota, y la falta de reacción de nuestro pueblo?”

“Recordemos: ¡Los dictadores llegan hasta donde su pueblo los deja llegar!”

“¡Por tus hijos, por nuestros hijos, por nuestros nietos. ¡Salvemos a través de este cacerolazo digital, a nuestra sagrada Patria!”

¡El izquierdismo maquiavélico de AMLO/MALO!

Gilberto Guevara Niebla, uno de principales líderes del movimiento estudiantil de 1968, y ahora uno de los expertos en educación más importantes de México, hombre de gran trayectoria y honradez dentro de la izquierda mexicana, ha roto con “el guía inmoral” de Andrés Manuel López Obrador, el famoso AMLO/MALO. 

Los atributos ideológicos del Guevara mexicano, será una de las pérdidas más costosas para el presidente López.

Las razones de Guevara Niebla en este artículo, son contundentes:

«La decepción y la esperanza»

Cada vez más personas de mi entorno abandonan a AMLO. Las motivaciones son obvias. El presidente decepcionó. No acabó con la pobreza; en vez de eso, otorgó dádivas y aplicó políticas clientelares para obtener beneficios políticos; no acabó con la corrupción; pero se opone testarudamente a que su gobierno rinda cuentas en el uso particular del dinero público.

En la izquierda democrática hay mucho descontento con la deriva autoritaria del gobierno, con su carácter autocrático, con la fractura del principio de la División de Poderes, con la militarización, con la política de odio que ha dividido a México y que, inevitablemente, dejará hondas heridas en el cuerpo social.

Nos equivocamos quienes pensamos que el gobierno de AMLO era de “izquierda”. Hoy es perfectamente visible que su inspiración principal proviene del viejo PRI: de allí sus políticas clientelistas, su ideas nacionalistas, su proteccionismo económico, su autoritarismo, sus ideas estatistas y su pragmatismo egocéntrico.

En retrospectiva, es fácil observar que las ideas esenciales de la conducta política de AMLO, las extrajo de sus años de militancia en el PRI y que su vinculación con la izquierda fue producto de un afán oportunista jaloneado por intereses políticos concretos. Nunca ha mostrado compartir los valores éticos que inspiran a la izquierda social-democrática.

Él no posee el valor supremo de la dignidad del ser humano: día con día despotrica contra sus enemigos, agrede, insulta, descalifica, acusa, demoniza, denosta, humilla y ultraja a otros mexicanos que simplemente, no comparten sus ideas.

AMLO no es un hombre bueno, no es un hombre honesto. Dice respetar la moral, pero se comporta como un hombre violento, frustrado, poseído por el odio, por la amargura, el resentimiento y el revanchismo, sin importarle los daños a terceros o a la nación.

Nos angustia, sin embargo, que en la actualidad no exista en el escenario político una opción de izquierda democrática. 

Por múltiples motivos, nunca se ha consolidado en México una alternativa política democrática y socialista real y atractiva para la población. 

Los actuales partidos de la oposición portan sobre sus espaldas una historia de errores, oportunismo o infamia. Ni el PRD, ni el PT, han asumido con claridad los valores y principios de la democracia; el PAN por otra parte, no pudo nunca explotar la vena democrática de Manuel Gómez Morín.

Una nueva opción democrática debe construirse con un nuevo proyecto nacional y una nueva ética política. 

El México que debemos edificar debe ser un país democrático, unido y, al mismo tiempo, plural, donde impere el diálogo público inteligente, un país igualitario, construido con y sobre una economía pujante, no cerrada ni estatista, sino abierta al mundo, con respeto absoluto a los derechos humanos; con un Estado fuerte, fundado en la ley, los valores y la fuerza interior de sus habitantes.

La clave para la realización de cualquier proyecto nacional son los seres humanos; dicho de otra forma, la principal palanca de cambio reside en la educación de las nuevas generaciones, área que el presidente López Obrador tiene en total abandono. 

Urge formar nuevos ciudadanos desde su primera educación. Urge reclamar que se otorguen más recursos para el sector educativo, urge que se eleven los salarios de los maestros, urge invertir en formación docente, promover la evaluación y la investigación educativa.

La escuela debe formar un nuevo tipo de ciudadano. Un ciudadano con alta autoestima, con sentimientos de altruismo, de independencia, de identidad nacional y empatía, con valores morales como la franqueza, la honestidad, la autonomía y la justicia, puntualiza Gilberto Guevara Niebla, el Guevara mexicano.

De tal suerte, para rematar esta especia de manifiesto político, cabe puntualizar la necesidad de retomar los legados juaristas:

Primero: “Malditos aquellos que con sus palabras defienden al pueblo y con sus hechos lo traicionan”; y;

Segundo: “Para los amigos, justicia y gracia; para los enemigos, la Ley a secas”.

A lo anterior, hace más de cinco siglos, una de las máximas figuras de la literatura española, Miguel de Cervantes Saavedra, autor de El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, aportó otro legado que es útil en este nuevo milenio:

“Querido Sancho. Compruebo con pesar, cómo los palacios son ocupados por gañanes y las chozas por sabios. Nunca fui defensor de Reyes, pero peores son aquellos que engañan al pueblo con

La dinámica destructiva de México, atrapado entre Oclocracia y Anocracia

*Sistemas que combinan formas democráticas con el autoritarismo. Existen libertades, pero limitadas por una ingeniería seudo jurídico y seudo legalista. Se puede disentir, pero los disidentes son excluidos y “pueden llegar a tener problemas ante la ley”. No existen contrapoderes o son muy débiles

*¡El cacerolazo digital!; ¡Izquierdismo maquiavélico!, ha generado que en la izquierda democrática haya mucho descontento

La política de odio que ha dividido a México y que, inevitablemente, dejará hondas heridas en el cuerpo social, alerta el Guevara mexicano

*Para los amigos, justicia y gracia; para los enemigos, la Ley a secas

Benito Juárez García

Por Blas A. Buendía *

La evaluación que hiciera puntualmente una diversidad de politólogos entre los efectos y desafectos en materia de democracia en el mundo, llegaron a la conclusión que el Planeta prácticamente está perdido, partiendo de la amarga experiencia que dejara como legado criminal “el patriarca del nazismo” Adolf Hitler Pölz, que hasta hoy en día, muchos gobernantes juegan y se inspiran con su ironía en el marco del neoclasicismo, y como expectantes, auténticos guerreros que ahora luchan desde las izquierdas, desean hallar mejores horizontes de desarrollo para la humanidad.

El tema en sí es vasto. Infinidad de especialistas en politología hacen un crudo análisis referente al valor filosófico y objetivismo en la conducción o manipulación de las masas; y de aquellos otras naciones que están estacionadas por la falta de cultura y la habilidad política, donde los “más despiertos” que han llegado al poder utilizando las tácticas embusteras de Joseph Goebbels —ese teutón bravucón que ocupara el cargo de ministro para la ilustración pública y propaganda del III Reich y uno de los colaboradores ideológicos más cercanos del astrohungaro Adolf Hitler Pölz—, todos quieren ser como el genocida Führer de Alemania. 

No solo México, sino en los confines del Planeta Azul, existe una mezcla que no es extraña para nadie: la Oclocracia y la Anocracia. Ambos términos vienen a significar “la desgracia de los pueblos”, porque sus líderes populares conocen a detalle la estrategia y movimiento de masas de Nicolás Maquiavelo, considerado el Padre de la Ciencia Política moderna.

Conforme al estudio de la ciencia, la geopolítica también se le puede considerar estar atrapada en el túnel de la desgracia, pero quien tiene la culpa son los propios pueblos a falta de contar con la solidez educativa y del conocimiento de la historia universal, sus confines y sus peligros.

Es necesario pormenorizar la terminología de esos dos conceptos. Por ejemplo, la Oclocracia nace como el surgimiento de la muchedumbre que se transforma en gobierno, es decir, “el poder de la turba”, que es por igual, una de las formas de degeneración de la democracia, del mismo modo que la monarquía puede degenerar en tiranía o la aristocracia en oligarquía. A veces se confunde con la tiranía de la mayoría, dado que ambos métodos están íntimamente ligados.

El término fue acuñado por Polibio, historiador griego, en su obra Historias (6.3.5 a 6.4.10), escrita en torno al año 200 a. C. Polibio desarrolló su propia teoría de la anaciclosis, basándose en las tres formas de gobierno aristotélicas y sus correspondientes formas impuras, sustituyendo la demagogia, como forma degenerada de la democracia, por el nuevo concepto de Oclocracia.

Mientras que, etimológicamente, la democracia es el “gobierno del pueblo” que con la voluntad general legitima al poder estatal, la Oclocracia es el “gobierno de la muchedumbre”, es decir, “la muchedumbre, masa o gentío es un agente de producción biopolítica que, a la hora de abordar asuntos políticos, presenta una voluntad viciada, propensa a la evicción, confundida e irracional, por lo que carece de capacidad de autogobierno y, por ende, no conserva los requisitos necesarios para ser considerada como pueblo”.

La Anocracia es un sistema de gobierno que incluye características de inestabilidad política, ineficacia y una “mezcla incoherente de rasgos y prácticas autoritarias y democráticas”. 

Estos regímenes son particularmente susceptibles al estallido de un conflicto armado y a repentinos cambios de liderazgo. A pesar de su uso relativamente popular, la Anocracia no tiene una definición precisa.

A veces se define vagamente como parte democracia y parte dictadura. Otra definición clasifica la Anocracia como “un régimen que permite algunos medios de participación a través de la oposición grupal pero cuyos mecanismos para la corrección de injusticias están poco desarrollados”.

Algunos investigadores distinguen las Anocracias de las Autocracias y las Democracias por su menor capacidad para mantener la autoridad, la dinámica política y las agendas políticas.

La definición operativa de Aocracia ha sido ampliamente utilizada por los investigadores Monty G. Marshall y Benjamin R. Cole en el Centro para la Paz Sistémica (Center for Systemic Peace) y obtiene su mayor difusión a través de los datos Polity. 

La clasificación de los Estados se realiza midiendo variables como el acceso al Poder Ejecutivo, limitaciones en su autoridad y competencia política, y organizándolas en una escala de -10 a +10, donde -10 corresponde a una monarquía hereditaria y +10 a una democracia consolidada. 

Las Aocracias corresponden a una puntuación de entre -5 y +5. A su vez, los regímenes anocráticos se pueden clasificar en “anocracias cerradas” (de -5 a 0) y “anocracias abiertas” (de 1 a 5).

El número de regímenes anocráticos ha variado a lo largo del tiempo. Su mayor incremento se produjo tras el fin de la Guerra Fría. A finales de 2013, había 53 países clasificados como anocracias.

Tipos de regímenes  

La existencia del Estado de la democracia en 165 países y dos territorios autónomos del mapa del mundo.

Participa la Unidad de Inteligencia de The Economist, la revista británica, misma que presentó “El índice de Democracia Global 2021, publicado en febrero de 2022, titulado El desafío de China y el impacto negativo de la pandemia”.

Sistemas que combinan formas democráticas con el autoritarismo. Existen libertades, pero limitadas por una ingeniería sudo jurídico y seudo legalista. Se puede disentir, pero los disidentes son excluidos y “pueden llegar a tener problemas ante la ley”. No existen contrapoderes o son muy débiles. 

El Estado tiene partes oscuras e incontrolables, lo que suele denominarse alcantarillas o cloacas. 

La violencia legal tiende a extralimitarse más allá de lo necesario, lo que el sociólogo alemán Herbert Marcuse, llamaba represión excedente. 

Las élites procedentes de anteriores sistemas totalitarios, siguen siendo determinantes. 

Se establece un estatus quo imposible de cambiar y limitador de proyectos políticos democráticos. 

La corrupción es sistémica. Ineficacia e inestabilidad política”, advierte el portal http://www.eepsys.com/es/democracia-o-anocracia/

Entre democracia y dictadura, y con el concepto de los regímenes híbridos, también conocidos como Anocracias, se permite establecer una zona de transición gris entre dos términos absolutos, o mucho mejor, definidos como son los regímenes democráticos y los autocráticos

Democracia plena (democracias avanzadas)

Democracia defectuosa 

Democracia imperfecta

Regímenes híbridos

Regímenes autoritarios

La tecnología en pro de la democracia 

La innovación de protesta ha sido también tan peculiar que hoy en día, a través de la Ciencia y la Tecnología, se tienen alcances inimaginables.

En el circuito de las redes sociales, se distribuyen por sus caminos frases como “¡México no está solo!”, incitando a participar en “¡cacerolazos digitales!”

“Una sensación de impotencia, de frustración y abatimiento, nos noqueó”. 

“Ya parece no quedar nada del orgullo de ser mexicano. Y no es la economía”.

“El problema no es el tren, ni el aeropuerto, ni las refinerías de dos bocas, etcétera”. 

“Estamos perdiendo en silencio a nuestro México”.

“La metamorfosis es brutal”.

“El país que tenemos hoy no es el que imaginamos, y el país de mañana será mucho peor de lo que imaginamos”.

“No hay respeto”.

“No hay educación”.

“No hay diálogo”.

“La búsqueda de la excelencia se abandonó por completo”.

“Nos acostumbramos al atropello del poder político, al resentimiento social de AMLO/MALO (Andrés Manuel López Obrador)”.

“Al corto plazo sin una visión de país que nos ilusione. Que nos enamore”.

“¿Qué queremos?”

“¡Volver a sentirnos orgullos de ser mexicanos!” 

“Viajar seguros”.

“Ver un desarrollo cultural sostenido”.

“Transitar por las calles sin piquetes”.

“Escuchar a un presidente conectado con el mundo”.

“A decidir qué comprar”.

“Qué libros leer”.

“Respetar al maestro”.

“Los delincuentes presos”.

“Estadistas conduciendo al país”.

“Economistas manejando la economía”.  

“Calma y paz”.

“No al odio y la crispación”.

“Los tres poderes funcionando”.

“Recibir cosas del mundo y poder enviar cosas al mundo”.

“Si no quieres lo mismo, circula esta ¡alerta!”

“¡En paz!”

“México, te quiero, te amo, te extraño porque tu tierra vio nacer a todas nuestras generaciones, no quiero perderte, por culpa de un oclócrata que no solo se siente presidente, sino un ‘rey’ que para rematar, la sociedad lo condena y no lo baja de ser el KK’s, un fratricida confeso”.

“En este ¡cacerolazo digital!, amigos, en nuestro mundo de paz y divina oración, hagamos un esfuerzo por esta causa aunque no estén convencidos de reenviárselo a cuantos lleguen a sus hogares y oficinas para leer, comentar y hacer una extraordinaria cadena de convencimiento”.

“Es hora de decir: ¡Andrés, ya basta de que sigas cometiendo tantas idioteces que pareciera que no eres mexicano, porque según investigaciones periodísticas, alertan que naciste en El Salvador”.

“Si los judíos se hubieran rebelado los primeros días, Adolf Hitler no habría asesinado a tantos. Si los venezolanos no hubieran estado ‘distraídos’ al comienzo de Hugo Chávez no se habría quedado tantos periodos de Gobierno”. 

“¡Qué bueno que dejó de existir el maestro y lavador de cerebros, Fidel Castro, que hoy, Cuba da pena que tenga un pueblo tan dejado que ya se parece a lo que está ocurriendo en México!” 

“¡Exijamos que la oposición se una para salvar a nuestro querido país antes de que sea demasiado tarde!”

“¡Va por México!, no es solo una revolución de inmediatas soluciones, sino el reinicio para rescatar a nuestra República Mexicana!”

“¡No te fijes en colores, ni en partidos políticos, preocúpate cuando ya no tengas a tu país en tus pies y en tus manos!”

“¡Que aun cuando parezca difícil, pero nunca imposible, la sociedad debe hacer un frente común: dejar sus diferencias para otro momento y que todos ellos juntos, convoquen a un acto de desagravio para impedir que sigan haciendo lo que se le viene en gana al narco dictador de Palacio Nacional!”  

“¡Vamos con el cacerolazo digital, 1 x 10!” 

“¡Este, en calidad de mientras, es un cacerolazo digital!”

“¡Hay que demostrar que somos más los descontentos con su  proyecto político!, toda vez que ellos, ¡esos oclócratas de cuarta, son nuestros empleados, porque el pueblo mexicano es el Estado! Dichos emitidos fueron expresados por el incansable luchador social y presidente de Sudáfrica Nelson Rolihlahla Mandela!”

“¡Las comparativas no son buenas, sino un camino de esperanza por rescatar a México de las garras del comunismo, y la acción meretriz de un loco!” 

«No me preocupan los gritos de los deshonestos, de la gente sin escrúpulos y de los delincuentes… más, me preocupa el silencio de los buenos». 

“¡Dedica un minuto de tiempo por tu país, y si tienes conciencia patriótica, reenvía esta alerta en este preciso momento para agrandar una cadena mundial!” 

“¡México no está solo!”

“Implementa tú mismo el 1 x 10”. 

“Sé parte y has lo posible que este mensaje pueda llegar a millones de personas, hasta los confines del Planeta Azul”. 

“¡Por un México libre, por la  verdadera paz, por un México sin odios, ni divisiones, ni rencores, ni perseguidos!”

“¡No más distribución de la pobreza!” 

“Por un México seguro, donde se restaure el Estado de Derecho y se ponga en prisión al delincuente llamado Andrés Manuel López Obrador, al ladrón de cuello blanco, a los asesinos sueltos que andan por las calles, a los terroristas escondidos en casas de pueblos tranquilos”.

“¡Que nuestros recursos no sean dilapidados, y mucho menos, regalados a los amigotes y socios del poder de otras Oclocracias y otras Anocracias!” 

“Si te quedas callado o indiferente, es porque no eres mexicano, los oclócratas continuaran haciendo lo que le venga en gana… y seguirán usando nuestros dineros como más les convenga”.

“Cuidado: ¡Su gran ventaja, ha sido nuestra apatía!, y ¡estos oclócratas generan la crispación para mantener la indolencia de los mexicanos!”

“¿Hasta cuándo despertará esa apatía antipatriota, y la falta de reacción de nuestro pueblo?”

“Recordemos: ¡Los dictadores llegan hasta donde su pueblo los deja llegar!”

“¡Por tus hijos, por nuestros hijos, por nuestros nietos. ¡Salvemos a través de este cacerolazo digital, a nuestra sagrada Patria!”

¡El izquierdismo maquiavélico de AMLO/MALO!

Gilberto Guevara Niebla, uno de principales líderes del movimiento estudiantil de 1968, y ahora uno de los expertos en educación más importantes de México, hombre de gran trayectoria y honradez dentro de la izquierda mexicana, ha roto con “el guía inmoral” de Andrés Manuel López Obrador, el famoso AMLO/MALO. 

Los atributos ideológicos del Guevara mexicano, será una de las pérdidas más costosas para el presidente López.

Las razones de Guevara Niebla en este artículo, son contundentes:

«La decepción y la esperanza»

Cada vez más personas de mi entorno abandonan a AMLO. Las motivaciones son obvias. El presidente decepcionó. No acabó con la pobreza; en vez de eso, otorgó dádivas y aplicó políticas clientelares para obtener beneficios políticos; no acabó con la corrupción; pero se opone testarudamente a que su gobierno rinda cuentas en el uso particular del dinero público.

En la izquierda democrática hay mucho descontento con la deriva autoritaria del gobierno, con su carácter autocrático, con la fractura del principio de la División de Poderes, con la militarización, con la política de odio que ha dividido a México y que, inevitablemente, dejará hondas heridas en el cuerpo social.

Nos equivocamos quienes pensamos que el gobierno de AMLO era de “izquierda”. Hoy es perfectamente visible que su inspiración principal proviene del viejo PRI: de allí sus políticas clientelistas, su ideas nacionalistas, su proteccionismo económico, su autoritarismo, sus ideas estatistas y su pragmatismo egocéntrico.

En retrospectiva, es fácil observar que las ideas esenciales de la conducta política de AMLO, las extrajo de sus años de militancia en el PRI y que su vinculación con la izquierda fue producto de un afán oportunista jaloneado por intereses políticos concretos. Nunca ha mostrado compartir los valores éticos que inspiran a la izquierda social-democrática.

Él no posee el valor supremo de la dignidad del ser humano: día con día despotrica contra sus enemigos, agrede, insulta, descalifica, acusa, demoniza, denosta, humilla y ultraja a otros mexicanos que simplemente, no comparten sus ideas.

AMLO no es un hombre bueno, no es un hombre honesto. Dice respetar la moral, pero se comporta como un hombre violento, frustrado, poseído por el odio, por la amargura, el resentimiento y el revanchismo, sin importarle los daños a terceros o a la nación.

Nos angustia, sin embargo, que en la actualidad no exista en el escenario político una opción de izquierda democrática. 

Por múltiples motivos, nunca se ha consolidado en México una alternativa política democrática y socialista real y atractiva para la población. 

Los actuales partidos de la oposición portan sobre sus espaldas una historia de errores, oportunismo o infamia. Ni el PRD, ni el PT, han asumido con claridad los valores y principios de la democracia; el PAN por otra parte, no pudo nunca explotar la vena democrática de Manuel Gómez Morín.

Una nueva opción democrática debe construirse con un nuevo proyecto nacional y una nueva ética política. 

El México que debemos edificar debe ser un país democrático, unido y, al mismo tiempo, plural, donde impere el diálogo público inteligente, un país igualitario, construido con y sobre una economía pujante, no cerrada ni estatista, sino abierta al mundo, con respeto absoluto a los derechos humanos; con un Estado fuerte, fundado en la ley, los valores y la fuerza interior de sus habitantes.

La clave para la realización de cualquier proyecto nacional son los seres humanos; dicho de otra forma, la principal palanca de cambio reside en la educación de las nuevas generaciones, área que el presidente López Obrador tiene en total abandono. 

Urge formar nuevos ciudadanos desde su primera educación. Urge reclamar que se otorguen más recursos para el sector educativo, urge que se eleven los salarios de los maestros, urge invertir en formación docente, promover la evaluación y la investigación educativa.

La escuela debe formar un nuevo tipo de ciudadano. Un ciudadano con alta autoestima, con sentimientos de altruismo, de independencia, de identidad nacional y empatía, con valores morales como la franqueza, la honestidad, la autonomía y la justicia, puntualiza Gilberto Guevara Niebla, el Guevara mexicano.

De tal suerte, para rematar esta especia de manifiesto político, cabe puntualizar la necesidad de retomar los legados juaristas:

Primero: “Malditos aquellos que con sus palabras defienden al pueblo y con sus hechos lo traicionan”; y;

Segundo: “Para los amigos, justicia y gracia; para los enemigos, la Ley a secas”.

A lo anterior, hace más de cinco siglos, una de las máximas figuras de la literatura española, Miguel de Cervantes Saavedra, autor de El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, aportó otro legado que es útil en este nuevo milenio:

“Querido Sancho. Compruebo con pesar, cómo los palacios son ocupados por gañanes y las chozas por sabios. Nunca fui defensor de Reyes, pero peores son aquellos que engañan al pueblo con trucos y mentiras, prometiendo lo que saben que nunca les darán. País éste, querido Sancho, que destronan Reyes y coronan a piratas, pensando que el oro del Rey será repartido entre el pueblo sin saber que los piratas solo reparten entre piratas”.

Reportero Free Lance *

Premio México de Periodismo Ricardo Flores Magón-2021

trucos y mentiras, prometiendo lo que saben que nunca les darán. País éste, querido Sancho, que destronan Reyes y coronan a piratas, pensando que el oro del Rey será repartido entre el pueblo sin saber que los piratas solo reparten entre piratas”.

Reportero Free Lance *

Premio México de Periodismo Ricardo Flores Magón-2021

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s