Quien no profese amor por la Patria, es un traidor a México

*¡Qué poca ética!

*El Congreso y el delito Traición a la Patria

*López Obrador está orillando que haya la Primera Guerra Civil de México en América Latina, en el siglo XXI 

Por Blas A. Buendía *

Qué poca ética, qué nula moral profesional, qué falta de amor a la procuración de justicia, qué desprecio a México, qué deshonra para la Fiscalía General de la República, qué impúdica conducta de Alejandro Gertz Manero, en su calidad de Garante de la Sociedad en esta Cuarta Transformación de la Nación.

Son los conceptos contundentes de la Academia de Derecho Penal del Colegio de Abogados de México A. C., donde importante integrante de este Ateneo de las Ciencias Penales, jamás se había escrito y referido con tanta habilidad y destreza que se recuerde, expresados por un abogado litigante en contra de la autoridad,

Especificaciones veraces las cuales resultan trascendentes, mismas que se analizaron con el pensar de la Abogacía Independiente de la República, para destacar que en la procuración de justicia, resulta trascendente, no sólo conocer el valor de la norma jurídica, sino que todos los actos de la Fiscalía General deben de basarse en la legalidad, en la probidad, en los conocimientos. Ello así lo ordena la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Después de haber escuchado la conversación sostenida entre el forajido de la justicia que funge como Fiscal General de la Nación y el padre de un delincuente de altos vuelos de nombre Emilio Lozoya Austin, la Academia de Derecho Penal del Colegio de Abogados de México halló que la plática en comento no sólo es aberrante, sino actual.

Ello, subraya, nos hace pensar que el fenómeno de corrupción en el ámbito de procuración e impartición de justicia sigue campeando y no existe nadie en los órganos de gobierno de esta Cuarta Transformación de la República que se preocupe y ocupe por ello.

A nuestro modesto entender, afirma el prestigiado abogado penalista Alberto Woolrich Ortiz, ello ya resulta intolerable, insufrible e insoportable, ese amistoso coloquio, tiene especial dedicatoria para la política sostenida por Andrés Manuel López Obrador de “abrazos y besos» a la delincuencia de referencia.

En otro orden de ideas, acusa que “el togado delincuente Gertz Manero, con su ridícula y presuntuosa actitud hace referencia a que se ha convertido en asesor de la delincuencia a la que él mismo acusó”.

Para ello, indica, ofrece sin ambages, en nombre de la procuración de justicia de los Estados Unidos Mexicanos incumplir con los principios de imparcialidad, certeza jurídica y objetividad como lo manda la ley de la materia y lo desea el espíritu de nuestra Carta Magna.

Nos dice también el fiscalito de marras en su amigable diálogo con el padre de un delincuente, que para procurar justicia, se requiere demoler leyes e instituciones, ya que esto es lo positivo a los fines de corrupción de la Cuarta Transformación de la Nación; para ello, como ahora es nuevamente del conocimiento público, se requiere únicamente ser acusador, asesor y defensor a la vez.

Una de las partes de su conversación que más impresionó a la Academia de Derecho Penal del Colegio de Abogados de México A. C. fue la concerniente a su moralidad, en abierta simbiosis con el pensamiento del Benemérito de las Américas, Alejandro Gertz Manero, lo contradijo diciendo que: “Se desista de inmediato porque así no juego».

La impactante parrafada, nos muestra la dimensión y el peso de la corrupción de Alejandro Gertz Manero, suficiente para correrlo ipso facto y encarcelarlo.

Agregó y repitó el pensar de Benito Juárez: “Siempre hay que le decir la verdad, cualquiera que ésta sea, la verdad y únicamente la verdad”.

Si bien debe advertirse que “quien no profese amor por la Patria, es un traidor a México”, el Jurisconsulto Alberto Woolrich Ortiz, presidente de la Academia de Derecho Penal del Colegio de Abogados de México, finalizó: “La Fiscalía requiere una dama de bien, que sepa limpiar nuestra casa profesional. ¡Es cuanto!”

El Congreso y el delito Traición a la Patria 

El Congreso de la Unión es el órgano depositario del Poder Legislativo federal de México. Este se conforma por una asamblea bicameral, dividida entre el Senado dela República —constituido por 128 integrantes— y la Cámara de Diputados —que consta de 500 legisladores—.

Su conformación obedece principalmente para salvaguardar el interés público nacional, y conducirse como un contrapeso de las decisiones del poder presidencial. Sus decisiones son inapelables, y menos reconvenir sus críticas constitucionales en contra del mal gobierno.

El tema de hoy —y que está en boga—, es el recursamiento recurrente entre los agentes de poder, en el delito de Traición a la Patria, el cual está estipulado en el Artículo 123 del Código Penal Federal, así como la sanción que se le impondrá a quien recurra a ese quebrantamiento constitucional.

En términos del Capítulo Primero del Libro Segundo, Título Primero sobre los delitos contra la Seguridad de la Nación, suscritos en el artículo 123 del Código Penal Federal, comete el delito de Traición a la Patria todo mexicano que:

Realice actos contra la independencia, soberanía o integridad de la Nación Mexicana con la finalidad de someterla a persona, grupo o gobierno extranjero.

Tome parte en actos de hostilidad en contra de la Nación, mediante acciones bélicas a las órdenes de un Estado extranjero o coopere con éste en alguna forma que pueda perjudicar a México, incluyendo a los nacionales que sirvan como tropa y al que prive ilegalmente de su libertad a una persona en el territorio nacional para entregarla a las autoridades de otro país o trasladarla fuera de México con tal propósito.

Forme parte de grupos armados dirigidos o asesorados por extranjeros; organizados dentro o fuera del país, cuando tengan por finalidad atentar contra la independencia de la República, su soberanía, su libertad o su integridad territorial o invadir el territorio nacional, aun cuando no exista declaración de guerra.

Destruya o quite dolosamente las señales que marcan los límites del territorio nacional, o haga que se confundan, siempre que ello origine conflicto a la República, o ésta se halle en estado de guerra.

Reclute gente para hacer la guerra a México, con la ayuda o bajo la protección de un gobierno extranjero.

Tenga, en tiempos de paz o de guerra, relación o inteligencia con persona, grupo o gobierno extranjeros o le dé instrucciones, información o consejos, con objeto de guiar a una posible invasión del territorio nacional o de alterar la paz interior.

Proporcione dolosamente y sin autorización, en tiempos de paz o de guerra, a persona, grupo o gobierno extranjeros, documentos, instrucciones o datos de establecimientos o de posibles actividades militares.

Oculte o auxilie a quien cometa actos de espionaje, sabiendo que los realiza.

Proporcione a un Estado extranjero o a grupos armados dirigidos por extranjeros, los elementos humanos o materiales para invadir el territorio nacional, o facilite su entrada a puestos militares o le entregue o haga entregar unidades de combate o almacenes de boca o guerra o impida que las tropas mexicanas reciban estos auxilios.

Solicite la intervención o el establecimiento de un protectorado de un Estado extranjero o solicite que aquel haga la guerra a México.

Invite a individuos de otro Estado para que hagan armas contra México o invadan el territorio nacional, sea cual fuere el motivo que se tome.

Trate de enajenar o gravar el territorio nacional o contribuya a su desmembración.

Reciba cualquier beneficio, o acepte promesa de recibirlo, con el fin de realizar cualquiera de los actos antes mencionados.

Acepte del invasor un empleo, cargo o comisión y dicte, acuerde o vote providencias encaminadas a afirmar al gobierno intruso y debilitar al nacional.

Cometa, declarada la guerra o rotas las hostilidades, sedición, motín, rebelión, terrorismo, sabotaje o conspiración.

Celebre o ejecute tratados o pactos de alianza ofensiva con algún Estado, que produzcan o puedan producir la guerra de México con otro, o admita tropas o unidades de guerra extranjeras en el país.

En caso de una invasión extranjera, contribuya a que en los lugares ocupados por el enemigo se establezca un gobierno de hecho, ya sea dando su voto, concurriendo a juntas, firmando actas o representaciones o por cualquier otro medio.

Acepte del invasor un empleo, cargo o comisión, o al que, en el lugar ocupado, habiéndolo obtenido de manera legítima lo desempeñe en favor del invasor.

Con actos no autorizados ni aprobados por el gobierno, provoque una guerra extranjera con México, o exponga a los mexicanos a sufrir por esto, vejaciones o represalias.

Incite al pueblo a que reconozca al gobierno impuesto por el invasor o a que acepte una invasión o protectorado extranjero.

Lamentablemente, en esta retahíla alusivas a la apología del delito, las tiene en su contra el actual gobierno federal, a través del oclócrata Andrés Manuel López Obrador, quien no gobierna, sino se ha transformado en el primer enemigo de México por su indolente vinculación con el narcotráfico, y permitir que éste haya ampliado su dominio en más del 35 por ciento del territorio nacional con enormes saldos criminales que chocan con su fúnebre frase “abrazos, no balazos”.

¿Quién de los morenistas bastardos o quiénes de los morenistas cretinos son los traidores a México, cuando el país se está muriendo de hambre y de tristeza en todos sus ángulos de salud y bienestar?

López Obrador, el primer morenista del país, está orillando que haya la Primera Guerra Civil de México en América Latina, en pleno siglo XXI, el “nuevo milenio de las grandes oportunidades tecnológicas”.

Reportero Free Lance *

Premio México de Periodismo Ricardo Flores Magón-2021

filtrodedatospoliticos@gmail.com

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s