Necesariamente Incómoda / Violencia contra periodistas en México, en la agenda internacional

Por Graciela Machuca Martínez

*Senadores estadounidenses y editores de todo el mundo se suman a la exigencia al gobierno mexicano para que proteja la vida de periodistas

*En tanto, el Mecanismo de Protección y la FEADLE están en proceso de extinción por falta de interés gubernamental

Las opiniones y las miradas que se tienen desde el extranjero sobre la violación sistemática a la libertad de expresión en México pueden tener diversos intereses geopolíticos y económicos, pero coinciden con la realidad que vivimos quienes integramos el gremio periodístico mexicano, mismo que enfrenta, además, de una falta de políticas públicas para garantizar este derecho, la decisión política del gobierno federal en turno de sustituir el quehacer periodístico y las libertades de opinión y expresión por la propaganda gubernamental, de esta manera, quien no sean propagandistas del régimen se convierten en conservadores y enemigos personales del presidente de la República y de sus seguidores.

Desde este espacio he insistido en las deficiencias de las instituciones creadas por el Estado mexicano para proteger la integridad física de periodistas e indagar los delitos que se comenten en contra de la libertad de expresión, como los son el Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas y la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión (FEADLE), la primera dependiente de la Secretaría de Gobernación del gobierno federal y la segunda de la ahora Fiscalía General de la República (FGR).

Ambas instituciones no son del interés del gobierno en turno, porque surgieron a consecuencia de las exigencias de la sociedad civil organizada, así como de víctimas y familias, para contrarrestar la impunidad que siempre ha caracterizado al sistema de justicia mexicana, sin importar que partido político se encuentra al frente del gobierno.

Pero como estas instituciones no forman parte del proyecto de nación de la 4T, el actual gobierno las está dejando morir, se olvida de las vidas salvadas y de el estado de ánimo de las víctimas de violencia que por desgracia hemos tenido que convertirnos en personas usuarias o beneficiarias de estas instituciones.

En calidad de beneficiaria del Mecanismo y por las veces que he recurrido a la FEADLE sin resultados positivos, puedo diferenciar las deficiencias por razones técnicas y por razones políticas, de allí mi desencanto de estas instituciones, mismas que debieron fortalecerse durante esta administración en lugar de apostar a su extinción.

El Mecanismo de Protección no es una prioridad para el subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración, Alejandro Encinas Rodríguez, quien delegó toda responsabilidad sobre esta institución en Enrique Irazoque Palazuelos, titular de la Unidad para la Defensa de los Derechos Humanos y Coordinador Ejecutivo Nacional del Mecanismo de Protección, a tal grado que su aliada, la Comisión Nacional de Derechos Humanos, ha cuestionado el actuar de éste último servidor público, al tratar un caso de la ahora servidora pública Sanjuana Martínez, señalada por violentar los derechos laborales.

El desprecio de Encinas Rodríguez contra los asuntos de las personas defensoras de derechos humanos y periodistas que son beneficiarias del Mecanismo, se observa desde el momento que tuvieron que pasar dos años para que recibiera en audiencia al Consejo Consultivo, sin que sus planteamientos fueran tomados en cuenta, a tal grado que no se tomó la molestia de tomar nota de lo expuesto por la representación ciudadana del Mecanismo.

La prioridad de Alejandro Encinas Rodríguez es colarse como candidato a la gubernatura del Estado de México, luego que la actual secretaria de Educación, Delfina Gómez Álvarez, ha bajado su popularidad por acatar al pie de la letra las instrucciones del presidente de la república en agravio de niñas, niños y adolescentes al eliminar varios programas sociales de los que eran beneficiarios.

Los resultados de las actividades del Consejo Consultivo también deben ser revisados, ya que en su interior se encuentran personas que carecen del perfil idóneo para aceptar críticas y reconocer que ese sitio lo tienen como un logro de la sociedad civil organizada, más que por méritos propios. Pero hay quienes responden con intolerancia y desplantes de personas divas.

Desde fuera del país se cuestiona el actuar del gobierno federal porque la violencia ha generado 12 periodistas asesinados en lo que va del año, más las víctimas de otros agravios, muchas de las cuales han tenido que desplazarse forzadamente en el interior del país, otras han solicitado refugio o asilo político en otros países.

Las visiones generales que se tienen desde el extranjero, así como lo que vemos y sufrimos desde México, generan elementos suficientes para llegar a la conclusión que el actual gobierno no tiene ni idea del papel que tiene la libertad de expresión en una etapa de transición a la democracia, porque para el presidente de la república, la democracia es aceptar, sin protestar, su proyecto de nación que hasta el momento solo ha beneficiado a los grandes corporativos transnacionales y nacionales que se encargan de construir la infraestructura que él decidió que hacía falta en el país, sin tomar en cuenta a la ciudadanía.

En Ocasión del encuentro de los presidentes de México y Estados Unidos, este 12 de julio, un grupo de senadores demócratas del vecino país del norte, entre ellos, Bob Menéndez presentaron una resolución en la que condenan la violencia contra periodistas en México.

Se trata de integrantes del Comité de Relaciones Exteriores del Senado estadounidense, quienes dieron a conocer la resolución en la que critican la violencia y expresan su apoyo por mayores esfuerzos para salvaguardar la libertad de prensa en México.

Menéndez, senador por Nueva Jersey declaró: “En años recientes, México ha sido el país más peligroso del mundo, fuera de una zona de guerra, para ejercer el periodismo. Con 12 periodistas mexicanos ya asesinados en los primeros seis meses de 2022, se necesita una acción urgente para disuadir la hostilidad hacia la prensa libre, fortalecer las medidas de protección para los trabajadores de los medios de comunicación, y poner fin a los altos niveles de impunidad de la violencia en México,”

Además, agregó: “Fortaleciendo la base establecida por los recientes esfuerzos de nuestros homólogos del Parlamento Europeo, me siento honrado de unirme a mis colegas para destacar nuestro compromiso permanente con el pueblo de México y con la creencia de que una prensa libre e independiente es un pilar fundamental de una sociedad democrática saludable. Como los periodistas lo arriesgan todo para avanzar la verdad, exponer la injusticia y hacer que los malos actores rindan cuentas, no merecen nada menos que nuestro pleno apoyo y el del Gobierno de México”.

La senadora por Minesota, Amy Klobuchar, manifestó su preocupación por que las personas periodistas mexicanas se enfrenten a la violencia de manera rutinaria por simplemente cumplir con su labor, que es informar al público.

“Llevo mucho tiempo liderando esfuerzos para proteger a los periodistas, tanto aquí en Estados Unidos como en todo el mundo, porque defender la democracia significa defender la libertad de prensa. Esta resolución reafirma el compromiso de larga data de nuestra nación de salvaguardar la libertad de prensa”, agregó la senadora estadounidense.

El pasado 5 de julio, desde España, Fernando de Yarza, presidente de la Asociación Mundial de Periódicos y Editores de Noticias (Wan-Ifra), denunció el asesinato de doce periodistas en México y, en una entrevista con el diario ‘El Universal’, calificó de «inadmisible» el número de informadores muertos de forma violenta mientras ejercían su profesión.

Yarza concluyó a principios de mes un recorrido de trabajo por diversos países de Latinoamérica, para preparar el Congreso Mundial de Medios que se celebrará en septiembre en Zaragoza.

Yarza mostró su preocupación por los ataques la prensa en México y recordó que en el último año han sido asesinados doce periodistas en el ejercicio de su profesión. “Creo que es preocupante, probablemente fruto de un mundo polarizado, y creo que estos ataques que son inasumibles. El número de periodistas fallecidos en México es algo que no se puede aceptar y tiene que haber un apoyo explícito de las autoridades a la profesión periodística”.

La violencia contra periodistas en México seguirá en la agenda internacional a pesar de la indiferencia y la descalificación de opiniones y denuncias de diversas voces tanto dentro como fuera del país.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s