La protección del estado a la narco-política

*La hipocresía del neoliberalismo con el oclocrático actual, por desgracia se traduce en complicidad con el fenómeno del narco-estado

*¡De tercos a tercos, los abogados somos más tercos!

Por Blas A. Buendía *

Para infinidad de psicoanalistas en materia jurídica, coinciden que el narcotráfico se convirtió en el cáncer de la política, el sicario de la democracia y el causante principal de la implosión del Estado de Derecho. La devastación más evidente que éste pueda tener como escenario, son los panoramas de la inseguridad y la muerte.

México lleva décadas de ser víctima del narcotráfico y la narco-política. Se presume que cada año entran entre 30,000 y 40,000 millones de dólares por narco, cifra que casi duplica los 20,000 millones que ingresan en concepto de remesas. Para el año 2010, se afirmaba que el 72% de municipios ya estaban infiltrados con dinero criminal, es decir, que a nivel nacional, se sospecha que este cáncer domina en más del 35% el territorio mexicano hasta el 2022.

En este sentido, la Academia de Derecho Penal del Colegio de Abogados de México, A. C., apremia que durante las décadas del periodo del neoliberalismo y en la actualidad en esta Cuarta Transformación de la Nación, se ha denotado vigencia en un tema, que en otros tiempos se encontraba totalmente sustraído a la justicia. 

Si bien desde esta época por desgracia ha cobrado una manifiesta actualidad y realidad, desde luego hay que referirse al tópico de la narco-política, como ocurre con gran frecuencia en nuestro México, donde diversos y nefastos presidentes de la Republica, han pasado sin ton ni son de un extremo a otro sin enfrentarlo.

El péndulo de esos creídos “Siervos de la Nación”, en un momento se inclina con fuerza a evitarlo argumentando “razones de estado” pasando con una fuerza impetuosa de negación a referir ser un asunto de “seguridad nacional”.

Tradicionalmente, afirma la Academia de Derecho Penal del Colegio de Abogados de México, “en nuestro Derecho estaba prohibida la impunidad, la ilegalidad, la complicidad, la indecencia en la aplicación de la ley.

 “La defensa de nuestra Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, obligaba a la estricta aplicación de sus normas, teniendo en cuenta lo que tipificara el Código Penal Federal como conducta delictiva. El respeto a nuestra Carta Magna era y resultaba ser imperativo del orden político-jurídico, en otros lejanos tiempos si se aplicaba la Ley”, precisó el abogado Alberto Woolrich Ortiz.

La hipocresía del neoliberalismo con el oclocrático actual —aseguró— por desgracia se traduce en complicidad con el fenómeno del narco-estado, sin duda mal intencionada, ya que evita que se sepa lo que muchos saben, pero según esos “Siervos de la Nación”, ello es peccata minuta, brindar impunidad y protección al responsable directo de ello.

El penalista Woolrich, abunda: Procuradores Generales de Justicia y el actual Fiscal General de la Republica, evitaron y siguen evitando se indague la verdad del problema. De esta forma se evidencia a simple vista la protección del estado a la narco-política, lo que redunda en contra de la letra de la Ley.

El cambio que fue prometido por Andrés Manuel López Obrador debe operarse a favor de la Justicia, a favor de nuestra Constitución Republicana, a favor de nuestro México. Frente a ese deplorable problema que insanamente intenta que el narco-político responsable siga resultando impune del fruto de su pecado, de su delito. Solo resta para evitarlo que se aplique el Código Penal Federal. Mientras ello acontece, la Abogacía Independiente de la Nación, tercamente seguirá exigiendo el respeto absoluto a nuestro Estado de Derecho.

Pasan los años. Gobernantes van gobernantes vienen. Pasa el tiempo y la ley sigue siendo estoica no existe forma de evitar que se sepa la verdad. Nuestra Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos obliga a Andrés Manuel López Obrador a poner coto a la narco-política. Pero en los hechos no es así. Su abierta complicidad lo delata como el jefe de la narcomafia en México, con tentáculos en todo el Continente Americano.

Cuando los Presidentes de la República anteponen como argumento “causas de seguridad nacional” a fin de evitar que mediante una investigación apegada al derecho, se encuentre la verdad, se convierten en cómplices de la inmundicia. ¡Es cuanto!, selló su análisis jurídico Alberto Woolrich Ortiz, quien es presidente de la Academia de Derecho Penal del Colegio de Abogados de México, A. C.

Reportero Free Lance *

Premio México de Periodismo Ricardo Flores Magón-2021

filtrodedatospoliticos@gmail.com

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s