Originalidad y revolución heterodoxa, el dogmatismo en las «Relaciones poliamorosas»

*La significación se suscribe bajo el concepto de la no discriminación, que en cierta forma es nuevo para la sociedad mexicana, por lo que se debe iniciar por definirlo

Por Blas A. Buendía *

Trascendente argumento aborda el magistrado Élfego Bautista Pardo en su espacio Así es el Derecho, al hacer referencia a la expresión de las “relaciones poliamorosas, la cual no solo se basa en una originalidad de la modernidad de la sociedad, sino en una permanente revolución heterodoxa que conlleva a un marco de innovaciones jurídicas que no son muy comunes en el entorno de una sociedad dogmática.

Si bien en términos generales, el poliamor es la tendencia, preferencia o hábito de relacionarse amorosamente con más de una persona a la vez, en un contexto en el que todas las personas involucradas son conscientes de su situación pasional.

Es decir, entre las cualidades básicas, a pesar de su diversidad, existen aspectos básicos que siempre deben estar presentes en las “relaciones poliamorosas” y son: consenso, comunicación abierta, honestidad, asertividad y consentimiento. Todas las partes involucradas deben conocer el acuerdo en el que están comprometidos o inspirados bajo mutuo propio.

Se destaca que con la amplia gama jurídica que le confiere y que representa una iniciativa de ley que deber ser aceptada por sus pares entre el Ejecutivo y el Legislativo en beneficio de una sociedad exigente, el Poder Judicial proyecta poner mayor atención en la aplicación innovadora del término «relaciones poliamorosas», durante los procesos de juicios civiles, a fin de que la impartición de la justicia sea pronta y expedita.

El Jurisconsulto, oriundo del estado de Hidalgo, explica que el juzgado octavo de distrito en materia civil, administrativa, de Trabajo y juicios federales en el estado de Puebla dictó sentencia relativa al amparo 1227/2020, en la cual se reconoce la constitucionalidad de las llamadas “relaciones poliamorosas”, bajo el concepto de la no discriminación, que en cierta forma es nuevo para la sociedad mexicana, por lo que se debe iniciar por definirlo.

Según la psicóloga española Silvia Congost, el poliamor no es nuevo, pues se practica desde hace muchos años y se da cuando un grupo de personas mantienen una relación afectiva, íntima, emocional y sexual entre ellas, de forma duradera y simultánea, y tiene la particularidad de que todas las involucradas tienen conocimiento de la cohabitación entre sí.

La materia del amparo en comento fue el reclamo sobre la inconstitucionalidad de los artículos 294 y 297 del Código Civil del estado de Puebla, de los que se desprende la definición de matrimonio y concubinato, su finalidad y objetivos, pues se argumentó que contienen un mensaje que se reputa discriminatorio por hacer distinciones con base en una de las categorías sospechosas prohibidas en el artículo 1° de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, toda vez que establecen que el matrimonio y el concubinato sólo pueden aceptarse si son entre dos personas y se excluyen las demás preferencias sexuales, como son también las relaciones de dos o más personas entre sí y de manera simultánea, catalogándolas como normas estigmatizadoras, de lo que se obtuvo el interés legítimo del quejoso para impugnarlas.

El juez de distrito concluyó que los preceptos legales reclamados al definir las instituciones del matrimonio y del concubinato contienen distinción basada en categoría sospechosa, es decir en alguno de los criterios enunciados en el último párrafo del artículo 1º. constitucional, como el de las preferencias sexuales, toda vez que el orden jurídico local hace un explícito juicio de valor al establecer que los matrimonios y concubinatos que merecen ser promocionados mediante el Derecho son sólo entre dos personas, porque este mismo juicio de valor no es extendido a las relaciones compuestas por más de dos personas relacionadas de forma simultánea, las cuales no fueron incluidas en el ámbito promocional estatal, dejando un silencio normativo que las excluye de su regulación.

Si las normas analizadas limitan los alcances del matrimonio y el concubinato a la unión entre dos personas y no se permiten a más de dos hombres y mujeres esos contratos jurídicos solemnes sin que exista justificación alguna en sede constitucional, existe un tipo de discriminación indirecta, como ocurre cuando las normas y prácticas son aparentemente neutras, pero el resultado de su contenido o aplicación se traduce en trato desproporcionado en personas o grupos en una situación diferente dada su orientación sexual, conocida como poliamorosa, sin que exista justificación objetiva y razonable, lo que llevó a la autoridad federal a concluir que en las normas reclamadas, el legislador en el estado de Puebla vulnera los principios de igualdad y no discriminación, en perjuicio del quejoso.

La realidad es que en la sociedad mexicana la figura del “poliamor” es sinónimo de poligamia, lo cual no es permitido, sobre todo atendiendo a costumbres de carácter religioso, razón por la cual dicho tema debe ser abordado libre de cualquier prejuicio moral y con atinado criterio jurídico que no vulnere derecho alguno, lo que se antoja sea vislumbrado por la SCJN (Suprema Corte de Justicia de la Nación) a fin de determinar los nuevos alcances y parámetros de la institución del matrimonio en el Derecho mexicano.

“Así es el Derecho”, aclaró finalmente el Magistrado Élfego Bautista Pardo, titular de la Tercera Ponencia de la Quinta Sala Civil del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México.

Reportero Free Lance *

Premio México de Periodismo Ricardo Flores Magón-2021

filtrodedatospoliticos@gmail.com

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s