Siete consejos para evitar los coágulos en las piernas

*Los principales síntomas de los coágulos en las piernas son hinchazón, entumecimiento, y enrojecimiento de la piel

*Los coágulos son prevenibles con una rutina adecuada de ejercicios y alimentación, así como con el uso de medias de compresión

Los coágulos en las piernas son un síntoma común en México, sobre todo en mujeres mayores de 60 años, de acuerdo con el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). Su aparición puede catalogarse como una afección llamada trombosis venosa profunda, causada por diversos factores como cirugías, heridas, mucho tiempo en reposo o incluso estilos de vida más sedentarios, y en muchos casos desencadena una enfermedad grave como una trombosis o una discapacidad, según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC).

Sin embargo, se puede evitar e incluso prevenir su aparición con una serie de medidas. Primero, es importante comprender qué son, cuáles son sus principales factores de riesgo y por último, atender las recomendaciones particulares que te ayudarán a mantener la circulación de tus piernas en un mejor estado.

Lo primero que debes saber es identificar los signos de coágulos en tus piernas. De acuerdo con Leticia Maya, especialista en terapia de compresión, los principales síntomas son: hinchazón (en una pierna es más común, pero es posible que se presente en ambas); dolor en la zona inferior de las piernas, como las pantorrillas; enrojecimiento de la pierna hinchada, al igual que una sensación térmica mayor en la pierna respecto al resto de tu cuerpo; pesadez; hipersensibilidad en la piel y venas dilatadas o más resaltadas.

Por otra parte, entre los factores de riesgo destacan la edad, sobre todo arriba de los 60 años; el sedentarismo cotidiano debido a horas laborales o estilos de vida que no favorecen estar de pie o en movimiento; un periodo largo de reposo debido a cuestiones de salud; embarazo y postparto, pues durante este periodo incrementa la presión en las venas del tren inferior; algunos tratamientos hormonales y hábitos como el tabaquismo o el alcoholismo, así como el ser sometidos a cirugías. Debes saber también que es posible que se formen coágulos incluso aunque no sean conocidos ciertos factores de riesgo previos, así que las recomendaciones para prevenirlos no están de más.

Estas son las principales acciones que, de acuerdo con la especialista, te ayudarán a disminuir las posibilidades de que se formen coágulos en tus piernas.

  • Mantente en movimiento. Procura no tener periodos largos de inmovilidad. Si estás en medio de un reposo postoperatorio o similar, haz ejercicios con las piernas desde tu cama. O si te encuentras sentado muchas horas por tu trabajo, haz una pausa cada hora para ponerte de pie y dar unos pasos alrededor. En ambos casos, no cruces la pierna, pues así lograrás mayor circulación al torrente de tus piernas.
  • Utiliza constantemente medias de compresión. Busca medias o calcetines de compresión que te ayuden a mantener una circulación constante de sangre en tus piernas. Por ejemplo, Jobst, una marca de Essity, líder global en higiene y salud, cuenta con un catálogo de 11 productos enfocados a distintos niveles de compresión y que atienden síntomas como dolor, pesadez, sensibilidad, ardor, calambres, entre otros.
  • No te quedes quieta o quieto durante los traslados. Cuando estés transportándote a algún lugar y sea necesario estar mucho tiempo en reposo, detente por lo menos cada hora y camina brevemente. En caso de que no puedas hacerlo, ejercita la parte inferior de las piernas con estiramientos, por ejemplo en esos viajes de más de tres horas en auto o avión. 
  • Mueve tus piernas. Haz ejercicios diarios que favorezcan la circulación en tus extremidades, como pararte sobre las puntas de tus pies o hacer bicicleta en el aire mientras estás acostado o acostada en tu cama.
  • Evita fumar. Además de dañar a tu sistema pulmonar, el tabaco causa estragos en el funcionamiento vascular de tu cuerpo, lo que dificulta que tus músculos reciban los nutrientes y la oxigenación que necesitan.
  • Mantén un peso saludable. Cualquier sobrepeso puede representar una presión extra a las venas pélvicas y de las piernas, por eso, una alimentación saludable y una rutina de ejercicio funcional te ayudará a evitar la formación de posibles coágulos.
  • No te automediques. En caso de notar signos de coágulos en las piernas, acude con especialistas de la salud certificados para tener un correcto diagnóstico y tratamiento posterior.

La prevención es clave para estar siempre en balance. Para cuidar que todo tu cuerpo cuente con un equilibrio saludable, pon atención y observa las señales que este te manda.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s