Nadie tuvo mejor carrera intercolegial que Rafael Osuna: Timothy Russell

*El director general de la ITA de la NCAA de Estados Unidos reconoció la extraordinaria carrera del tenista mexicano

Por Mauro Flores Ledesma

Hace algunos días, la Asociación Intercolegial de Tenis (ITA) de la NCAA de Estados Unidos, en un tweet publicado por el Dr. Tim Russell, director general (CEO) de dicha asociación expuso:

“Nadie ha tenido una mejor carrera intercolegial que Rafael Osuna del equipo de hombres de la USC”.

“Fue campeón NCAA por equipos en 1962 y 63, campeón de singles NCAA en 1962 y campeón de dobles en 1961 y 1962 con Ramsey Earnhart; y campeón de dobles en 1963, con Dennis Ralston, con quien también ganó el campeonato de dobles de Wimbledon en 1960”.

“¡Asombroso!”

Y lo firmó:

Timothy Russell, Ph.D., ITA CEO

twrussell@itatennis.com

480-720-5546

@ITACEO

MENSAJE MARAVILLOSO

Lo anterior toma mucha importancia porque, a 53 años de su muerte, Rafael Osuna sigue cosechando reconocimientos y la mayoría de las veces pasan desapercibidos por quienes deberían tenerlos más presente que nadie: los directivos y los tenistas de México.

Llama mucho la atención el cierre del tweet del Dr. Timothy Russell: “Asombroso! Él es la máxima autoridad en la Asociación Intercolegial de Tenis en el vecino país y trae a la memoria hechos que sucedieron hace 60 años. Sin duda un mensaje maravilloso.

Cabe resaltar que desde 1969, la Asociación Intercolegial de Tenis NCAA de Estados Unidos, hace entrega de un trofeo con el nombre de Rafael Osuna en sus Campeonatos Nacionales, equivalente al Trofeo Heisman del futbol americano.

VIDA PRODIGIOSA

Rafael “Pelón” Osuna nació en la Ciudad de México el 15 de septiembre de 1938 y desde muy pequeño destacó en los deportes. A los 10 años se convirtió en el campeón más joven de la historia dentro del Campeonato Nacional de Tenis de Mesa al ganar en 1948, la modalidad de dobles en compañía del Lic. Alfredo Ramos Uriarte, quien fue uno de los pilares en el desarrollo del tenis nacional.

Se dice que el apodo de “Pelón” lo ganó a los 10 años cuando en Veracruz esperaba que su papá saliera del trabajo y como tenía mucho calor se fue a rapar, desde entonces todos lo llamaron “Pelón”.

Rafael Osuna figuró entre los mejores 10 clasificados en singles en categoría abierta, de 1948 a 1952. También jugó futbol soccer, y fue el jugador más joven en participar en la Liga Mayor de Basquetbol de México, fue convocado al equipo mexicano para Juegos Panamericanos. A los 16 años se decidió por el tenis y pulió su estilo durante su estancia en la Universidad del Sur de California (USC), donde se graduó en 1963 en Administración de Empresas.

Fue pieza clave del legendario equipo mexicano de Copa Davis de 1962, el único que ha llegado a una final y que integró con Antonio Palafox, Mario Llamas y Francisco Contreras como capitán-jugador. Vencieron entonces 3-2 a Estados Unidos, 4-1 a Yugoslavia, 3-2 a Suecia y 5-0 a India, antes de perder, como visitantes, la final ante Australia 0-5, este último hecho que cumplió 60 años hace unos días.

En 1963, Osuna alcanzó la cima de su carrera cuando se proclamó campeón individual del Abierto de Estados Unidos, con un triunfo sobre Frank Froehling III por 7-5, 6-4 y 6-2, un año después de que se coronó en dobles al lado de Antonio Palafox, en ese mismo torneo, por lo que se convirtió además no sólo en el primer latinoamericano en ganar el US Open (sólo lo han hecho además Guillermo Vilas en 1977 y Juan Martín del Potro en 2009), sino en el único mexicano en ganar un torneo de Grand Slam en singles y el único compatriota en ser clasificado como número 1 del mundo por la ITF en 1963.

“Pelón” Osuna además ganó dos veces el título en Wimbledon, en la modalidad de dobles: en 1960 con Dennis Ralston y en 1963 con Antonio Palafox. Es es el único ganador de la única medalla de oro en tenis de Juegos Olímpicos, lo hizo en dobles, al lado de Vicente Zarazúa en México 68.

TEMPRANO ADIÓS

Rafael Osuna tuvo una corta, pero, brillante carrera como tenista, pues falleció el 4 de junio de 1969, es decir a los 30 años de edad, cuando el avión en el que viajaba a la ciudad de Monterrey, Nuevo León, se impactó sobre el Pico del Fraile, en la zona conocida como Tres Cerros. Dos meses después de su muerte, el 28 de agosto de 1969, el US Open lo declaró: Día de Rafael Osuna. Todas las instalaciones fueron tapizadas con posters del mexicano.

Nadie sabe lo que Rafael Osuna habría conseguido de no haber fallecido en aquel “avionazo”, lo que es seguro es que le habría dado un brillo aún mayor al tenis mexicano, pues estaba en la mejor parte de su carrera.

En 1969 el Centro Deportivo Chapultepec, considerado la Catedral del Tenis Mexicano, honró la memoria de Rafael Osuna poniéndole su nombre a su majestuoso estadio. En 1972, para estrechar lazos de amistad entre Estados Unidos y México y honrar su memoria, se creó la Copa Osuna.

El 14 de julio de 1979, el Salón de la Fama del Tenis Internacional lo consagró permanentemente en la historia del deporte blanco, al distinguirlo como miembro de honor, lo que confirma su grandeza tenística. Es hasta hoy el único mexicano con dicha distinción.

En 1979, el entonces presidente José López Portillo, fue el encargado de develar su estatua en la Plaza Olímpica del Centro Deportivo Olímpico Mexicano (CDOM) y en el año 2000, el presidente Ernesto Zedillo entregó, como homenaje a las máximas figuras del deporte de México, el reconocimiento a los Deportistas Mexicanos más Destacados del Siglo XX, que emitió la Secretaría de Educación Pública. Rafael Osuna fue nombrado Deportista del siglo XX en la disciplina del tenis.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s