En su “galimatías”, el Ejecutivo sigue actuando con el “hígado”

*Ahora pretende objetar las designaciones de los dos nuevos Comisionados (Ana Yadira Alarcón Márquez y Rafael Luna Alviso) que recientemente fueron designados para cubrir vacantes en el Instituto Nacional de Transparencia

*Conforme a sus facultades constitucionales, la Presidencia de la República demandará al Senado de la República estudie y analice otras ternas, pero se acusa que el Ejecutivo viene actuando inadecuadamente en toda designación que no pasa por el despacho de Palacio Nacional para su posible aprobación y ratificación

*En Palacio Nacional se vive una completa degradación de las instituciones que tercamente ha promovido el tristemente célebre líder de la 4T

Por Blas A. Buendía *

Conforme a sus facultades constitucionales, la Presidencia de la República demandará al Senado de la República estudie y analice otras ternas, pero se acusa que el Ejecutivo viene actuando con el “hígado” en toda designación que no pasa por el despacho de Palacio Nacional para su posible aprobación y ratificación.

En el laberinto de la oclocracia, ahora pretende objetar las designaciones de los dos nuevos Comisionados que recientemente fueron designados para cubrir sendas vacantes en el Instituto Nacional de Transparencia

El magistrado civilista Élfego Bautista Pardo, en su espacio Así es el Derecho, analiza el tema “Objeción al nombramiento de dos nuevos comisionados del INAI”, precisando que la Secretaría de Gobernación informó a través del presidente de la Junta de Coordinación Política (Ricardo Monreal Ávila, de Morena) , la decisión del Ejecutivo federal de objetar los nombramientos de Ana Yadira Alarcón Márquez y Rafael Luna Alviso, como comisionados del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI), al considerar que “no fueron los que obtuvieron las calificaciones más altas” por parte de las Comisiones Dictaminadoras y que por ello no es posible que prosperen sus nombramientos.

Es totalmente incongruente que el Ejecutivo tenga acciones de arranques de odio en contra de todo el mundo, toda vez que en este caso, Rafael Luna Alviso es Doctor y Catedrático en la carrera del Derecho dela UNAM, configurándosele como uno de los políticos de sepa que prácticamente están contados con los dedos de la mano, porque tratar de expulsarlo del INAI, es una aberrante decisión.

Si también es cierto que en el pasado, el Doctor Luna fue diputado plurinominal por el Partido Revolucionario Institucional en la antigua Asamblea Legislativa, en aquellos momentos cuando ese grupo parlamentario era lidereado por la desaparecida política María de los Ángeles Moreno Uriegas, su perfil siempre ha sido impecable, incluso, por azares del destino, Don Rafa se alió a Morena para ser candidato a la Alcaldía de Álvaro Obregón con poco éxito.

El jurista hidalguense Élfego Bautista Pardo, explicó que en esta tentativa de desconocer a esos dos Comisionados que a principios de marzo fueron designados por la propia Cámara Alta, entraron a una espiral donde Ricardo Monreal deberá actuar con apego al razonamiento del Derecho y evitar que Ana Yadira Alarcón Márquez y el mismo Alviso, sean víctimas del Ejecutivo.

Al respecto, el también magistrado de la Tercera Ponencia de la Quinta Sala del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México, explicó que el artículo 18 párrafo quinto de la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública, indica que:

“En caso de que el Presidente de la República objete el nombramiento, la Cámara de Senadores nombrará una nueva propuesta en los términos del primer párrafo de este artículo, pero deberá obtenerse una votación de al menos tres quintas partes de los miembros presentes. Para el caso de que el segundo nombramiento también fuera objetado, la Cámara de Senadores, en términos de lo ya expresado, con la votación de al menos las tres quintas partes de los miembros presentes, podrá designar al Comisionado que ocupará la vacante.

Es de recordar que se entiende por objeción, a la facultad que tiene el Jefe del Ejecutivo para oponerse al nombramiento de algún o algunos servidores públicos que realice el Congreso de la Unión o alguna de sus Cámaras, como fue el caso por parte del Senado de la República.

“Es una facultad que tiene el Titular del Poder Ejecutivo, para hacer contrapeso a la función de nombramientos que realiza el órgano legislativo”, refirió el también el abogado, catedrático y magistrado del Poder Judicial local.

Explica: La Constitución Federal de México en su artículo 6º, apartado A, fracción VIII, párrafos octavo y noveno contempla la facultad del Presidente de la República de poder objetar el nombramiento que el Senado realiza de los Comisionados del INAI, en los mismos términos que se transcribieron en la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública a la que nos hemos referido;

Sin embargo —apuntó— la misma Constitución Federal dispone en el artículo 1º que todas las autoridades, como lo es el Titular del Poder Ejecutivo Federal, en el ámbito de sus competencias, tienen la obligación de promover, respetar, proteger y garantizar los derechos humanos de las personas en nuestro país, de conformidad con los principios de universalidad, interdependencia, indivisibilidad y progresividad.

Uno de dichos derechos —explicó el prestigiado jurista— es el de debida fundamentación y motivación de los actos de autoridad, máxime cuando son emitidos por el Primer Mandatario de esta Nación, primer obligado a respetar los derechos humanos y a emitir sus actos de autoridad, basados en supuestos previstos en la Constitución o en Ley, pues de otra manera se estarían anulando las atribuciones soberanas del Senado de nombrar.

Al realizar una revisión de las disposiciones Constitucionales, legales y reglamentarias que regulan el proceso de nombramiento de los Comisionados del INAI, el magistrado Élfego Bautista también manifestó que “no parece haber ninguna disposición que obligue al Senado a designar a quienes obtengan las calificaciones más altas, sino que de los finalistas calificados por las Comisiones Dictaminadoras, los grupos parlamentarios podían proponer al Pleno a quien consideren como mejor perfil y el Pleno del Senado, con el voto de las dos terceras partes, los nombró”.

Por otra parte, dijo que ante la referida objeción presidencial, el INAI informó que presentó una controversia constitucional ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) por la falta de nombramientos en el Instituto;

“Y es que —subrayó— se debe contemplar que el pasado 31 de marzo concluyó el periodo de Francisco Javier Acuña Llamas como comisionado, por lo que el INAI se queda solo con cuatro integrantes. Esto significa que no habría quórum necesario para que el INAI sesione, pues la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública establece que solo serán válidas las sesiones a las que asistan al menos cinco comisionados”.

Luego —alertó— se encuentra en riesgo la operatividad del INAI, como organismo público autónomo encargado de facilitar y garantizar el acceso de las personas a la información pública y el acceso y protección de los datos personales, así como la de promover la cultura de la transparencia en la gestión pública y la rendición de cuentas del gobierno a la sociedad, por lo que debe ser la cámara de Senadores la que designe quién debe ocupar el cargo de Comisionado.

El estudioso en materia de Derecho Civil, consideró de igual forma que “no debe pasar desapercibida la trayectoria de las personas cuyo nombramiento fue objetado, el cual les fue otorgado el 1º de marzo, al considerarlas aptas, con la capacidad y experiencia necesaria para ocupar dicho cargo”.

Se destaca el caso de la Doctora Ana Yadira Alarcón Márquez, quien sí fue parte de las siete finalistas calificadas por las Comisiones Dictaminadoras y quien además, recientemente obtuvo el grado de Doctora con Mención Honorífica por la Facultad de Derecho de nuestra máxima casa de estudios, UNAM, a quien se le reconoce su destacada trayectoria profesional con 27 años de experiencia en el servicio público, entre otros, cuando fungió como Consejera de la Judicatura del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México; como la titular de Responsabilidades y Quejas en el Órgano Interno de Control del entonces Instituto Federal de Acceso a la Información y Protección de Datos (IFAI), y actualmente como secretaria técnica del pleno del propio INAI.

Entonces pues, si el Ejecutivo piensa desplazar a estos dos calificados abogados, Ana Yadira Alarcón Márquez y Rafael Luna Alviso —quienes poseen carreras impecables dentro de la carrera del Derecho—, se interpreta que Andrés Manuel López Obrador no está a gusto ni con su regordeta sombra.

Como es del pleno dominio público, en una completa degradación delas instituciones republicanas, para el tristemente célebre líder de la Cuarta Transformación, “no existe ni la Constitución, ni la Justicia, ni la Dignidad, ni la Congruencia, ni la Decencia, ni la diplomacia, y mucho menos, el amor por México”.

La sociedad pregunta: “¿Entonces, cuando entrará en razón el C. Presidente de la República, porque todo le parece mal y quiere manejarlo a su arbitraria conveniencia? ¡…Qué orate gobierna a México…!”

Reportero Free Lance *

Premio México de Periodismo Ricardo Flores Magón-2021

filtrodedatospoliticos@gmail.com

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s