Se cumplen 36 años de la tragedia de San Juan Ixhuatepec

Por José Guadalupe Sánchez

Tlalnepantla, Mex.- Hoy se cumplen 36 años de la explosión de las gaseras de San Juan Ixhuatepec, dejando una estela de muertos, heridos, desaparecidos y daños materiales incalculables.

Eran casi las seis de la mañana de aquel 19 de noviembre de 1984, cuando sobrevino una gran explosión, iluminando el cielo; luego, una tras otra, lo que arrojó los daños antes descrito, quien fue testigo de aquel desastre no daba crédito lo que sus ojos veían.

La zona se convirtió en un verdadero infierno; los vecinos del lugar corrían por las calles para ponerse a salvos, pero las llamas, a muchos los alcanzó.

En esas fechas era socorrista de la Cruz Roja de Atizapán de Zaragoza, Estado de México, me uní con mis compañeros voluntarios para salvar vidas, sin embargo, fue imposible, pues cuando llegamos a la zona de la explosión era muy tarde: encontramos cientos de edificaciones destruidas y muchos muertos regados en el camino; sus hogares igual, consumidos por la llamas, yo en lo personal ayude a sacar los cuerpos calcinados y a subirlos a las ambulancias para trasladarlos al centro de justicia de esa zona.

Pese a la valentía que se requiere para atender este tipo desastres, para auxiliar a los heridos, al ver las escenas desgarradoras, no pude evitar las lágrimas; fue aterrador ver muchos muertos: entre niños, mujeres y ancianos.

Sin embargo, mi vocación de servicio fue más y se hizo o hice lo que pude.

Los sobrevivientes lloraban y pedían ayuda, al mediodía llegó a la zona el entonces presidente de la República, Miguel de la Madrid Hurtado; el gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo González y el presidente municipal de Tlalnepantla, Cuauhtémoc Sánchez Barrales, para recorrer la zona de desastre y girar instrucciones para agilizar las labores de rescate de los cadáveres que se encontraban entre los escombros.

La zona fue resguardada por el Ejército mexicano, después de las 13:00 se implementó el Plan de Emergencia DN-III, donde ya era imposible que entrara la Cruz Roja y otros voluntarios, esto debido a que las aves de rapiña comenzaban hacer de las suyas ante la presencia de un desastre nacional.

Prácticamente se acabó San Juan Ixhuatepec, pues después de los meses el gobierno construyó el Parque Hidalgo y se clausuraron las gaseras, sin embargo, aún siguen operando; muchas casas se construyeron alrededor de éstas, bajo el riesgo de que un día ocurra una nueva tragedia como la del 19 de noviembre de 1985, enlutando a miles de familias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s