Extinción de medios públicos en México durante la 4T

Por Graciela Machuca Martínez

El Derecho a la Información que se establece en el Artículo Sexto de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, con todos sus similares como  son los derechos a la Libertad de pensamiento, expresión, prensa, réplica, acceso a la información pública gubernamental, transparencia, protección de datos personales y rendición de cuentas, son instrumentos constitucionales que permiten consolidar la democracia en el país, sin embargo, como a este y otros gobiernos federales, le estorban, de allí la falta de voluntad política para atender los requerimientos de medios públicos como Radio Educación, Notimex, IMER, así como los canales de televisión 11, 14 y 22.

El referido artículo constitucional instruye a que: “El Estado garantizará el Derecho a la Información”, lo cual no ocurre en este momento en México, cuando los trabajadores de Notimex y Radio Educación, enfrentan acoso laboral y el riesgo que su fuente de trabajo sea cerrada o deje de funcionar por falta de presupuesto, porque la censura para estos medios, se ejerce vía presupuesto, directamente desde la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

Sin dinero es imposible darle mantenimiento a las instalaciones y equipos de Radio Educación, por lo que la señal de esta radiodifusora, que inauguró hace 96 años el entonces secretario de Educación, José Vasconcelos (30 de noviembre), se irá apagando poco a poco. Actualmente trasmite a una potencia de tres mil Watts en la Ciudad de México, porque el transmisor es obsoleto, al tener una antigüedad de 25 años.

La Ley del Sistema Público de Radiodifusión del Estado Mexicano, en su artículo primero, dice que se crea dicho sistema, no sectorizado, “dotado de personalidad jurídica y patrimonio propio, así como de autonomía técnica, operativa, de decisión y de gestión que tiene por objeto proveer el servicio de radiodifusión sin fines de lucro, a efecto de asegurar el acceso al mayor número de personas en cada una de las entidades federativas a contenidos que promuevan la integración nacional, la formación educativa, cultural y cívica, la igualdad entre mujeres y hombres, la difusión de información imparcial, objetiva, oportuna y veraz del acontecer nacional e internacional, independencia editorial y dar espacio a las obras de producción independiente, así como a la expresión de la diversidad y pluralidad de ideas y opiniones que fortalezcan la vida democrática de la sociedad.

“El Sistema Público de Radiodifusión del Estado Mexicano deberá contar con las concesiones necesarias y cumplir con lo dispuesto en esta Ley y las demás disposiciones normativas aplicables.” 

Falta de voluntad para dar voz a los medios públicos en México

Sin embargo, lo establecido en la ley no le importa respetarlo a la actual administración federal, como sucedió con las anteriores, pues está dejando que dejen de transmitir por falta de mantenimiento y renovación de equipo, así como respeto a derechos laborales y frecuencias adecuadas para cumplir con su tarea.

Andrés Manuel López Obrador, para dar cumplimiento a sus intereses políticos como presidente de la República, llamó a periodistas y académicos, la mayoría de reconocido prestigio profesional y autoridad ética para que se hicieran cargo, solo con su imagen, de sacar adelante los medios públicos, por lo que sin apoyo presupuestal ha sido muy poco lo que pueden hacer.

El emblemático Sindicato de Radio Educación, cuya parte patronal es ahora la Secretaría de Cultura, ha iniciado una campaña a nivel nacional e internacional para visibilizar que el gobierno de México se niega a invertir en el rescate de la radio cultural en México.

Por su parte, su director, el académico Gabriel Sosa Plata ha realizado las gestiones correspondiente ante las autoridades hacendarias del país, pero al parecer su mensaje solo lo escuchan las paredes de las oficinas del secretario de Hacienda, Arturo Herrera y del presidente de la República.

El Sindicato Nacional Democrático de Trabajadores de la Secretaría de Cultura, luego de cuatro meses de haber iniciado la campaña para obtener un mayor presupuesto para renovar el equipo y la Tecnología de Radio Educación, no han tenido respuestas favorables por parte de las autoridades.

Rezago tecnológico, bajos salarios y falta de producción, caracterizan a Radio Educación

Entre otras demandas del sindicato se encuentra la elaboración de un catálogo de puestos propios, analizar los bajos salarios y principalmente el rezago tecnológico que afecta desde su planta transmisora y la actualización de sus equipos hasta la digitalización de sus acervos.

En octubre pasado, semanas antes de que se discutiera el Presupuesto de Egresos de la Federación 2021, la base trabajadora de Radio Educación hizo pública su demanda de mayores recursos para revertir el deterioro de la emisora.

De continuar el presupuesto de 77.1 millones de pesos para Radio Educación en 2021, la radiodifusora solo quedaría en “niveles de subsistencia” y sin posibilidad de cumplir las metas del Programa Sectorial de Cultura del Plan Nacional de Desarrollo.

El presupuesto ya ha sido aprobado para el 2021, mientras que los legisladores se negaron en todo momento a reorientar el dinero del Proyecto Chapultepec a otras instituciones del sector, por lo que resulta afectado el derecho a la cultura.

Emergencia sanitaria, culpable que no haya presupuesto para Radio Educación

El 12 de noviembre, Gabriel Sosa Plata, declaró que “la emergencia sanitaria implicó que los recursos públicos se destinarán a otras prioridades”, por ello están “en pausa” solicitudes de recursos para la actualización tecnológica presentadas en la Secretaría de Hacienda.

Reconoce que se han dado ajustes presupuestales, sin que se hayan registrados despidos, ni se ha dejado de pagar y de cumplir con prestaciones, y que “Radio Educación y su comunidad también son solidarias con la sociedad a la que servimos, en estos tiempos difíciles”.

Recordemos que en julio de 2020, el Sindicato de Radio Educación lanzó la campaña #RescatemosRadioEducación, la cual contempla la realización de mesas para realizar un diagnóstico de la situación que atraviesa la radiodifusora a cuatro años de cumplir un siglo de existencia, y detectar perfectamente las necesidades y las carencias que enfrenta en sus áreas y departamentos.

La agencia proceso, difundió a través de su página web el día 18 de noviembre un reportaje sobre lo que implica que la Secretaría de Hacienda mantenga en la sobrevivencia a los medios públicos del Estado mexicano, al retomar un debate entre los académicos, Gabriel Sosa Plata y Ernesto Villanueva sobre las condiciones en que opera Radio Educación.

En ese texto, Proceso retoma una carta enviada por Genaro Villamil, presidente del Sistema de Medios Públicos del Estado Mexicano a la Subsecretaría de Egresos de la Secretaría de Hacienda en junio de 2020, en la que da a conocer que a consecuencia del decreto presidencial de austeridad de mayo, “se realizó a los medios públicos una reducción presupuestal de 75% de sus gastos de operación”.

Radio Educación tuvo reducción presupuestaria de 11.3 millones de pesos

A Radio Educación se le redujeron más de 11.3 millones de pesos. También los canales 14, Once y 22 sufrieron recortes.

La carta, dice Proceso, detalla las implicaciones del decreto de austeridad para Radio Educación: “un impacto directo en la reducción de la producción radiofónica y sus contenidos periodísticos”, “dejar sin empleo a decenas de colaboradores que trabajan por contrato suscrito con la figura de prestadores de servicios profesionales”, “operación ineficiente debido a la falta de pago de servicios básicos de operación (limpieza, vigilancia, telefonía fija y móvil, Internet, hospedaje de datos, suministro de agua, arrendamiento de equipo de cómputo, impuesto sobre nómina, etc.), así como retroceso en los servicios otorgados a las audiencias debido a rezagos tecnológicos”.

Además, “de forma imperiosa se necesitan recursos presupuestales de manera urgente [equivalentes a 1.428 millones de pesos mensuales] para una operación mínima de los meses subsiguientes” de julio hasta diciembre de 2020.

Villamil concluye su carta diciendo: “me permito apelar a su invaluable apoyo, a efecto de que les sea autorizado a los medios públicos una ampliación presupuestal, que permita que continúen operando y garantizar la transmisión de las señales 11, 14 y 22 y las estaciones de Radio Educación. Si no se cuenta con ella será inminente el cierre de operaciones de los medios públicos”.

Otro medio público que está a punto de extinguirse, al no cumplir con lo que lo mandata la ley y por las violaciones a la Ley Federal del Trabajo, por parte del mismo gobierno federal, es Notimex, lo cual será para otra historia.

El problema de los medios públicos del Estado Mexicano, no solo consiste en la falta de recursos presupuestales, sino del interés político de hacerlos inviables para que no coadyuven a garantizar el Derecho a la Información de la sociedad mexicana, además, estos medios públicos, tienen el uno por ciento de las audiencias en el país, mientras que las tres principales cadenas de radiodifusión a nivel nacional tienen en su poder el 99 por ciento de las audiencias.

*Periodista en el estado de Quintana Roo. Consejera suplente del Consejo Consultivo del Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, dependiente de la Secretaría de Gobernación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s