Año de transformación, de cambio social

Por Socorro Valdez Guerrero

Fraternidad ante nuevo año, tiempo de elecciones y de muerte, empuja a ¡Unión!, no a deseo de palabra vana, promesa fingida o sólo pensamiento.

Urge al cambio social de ¡Acción! De movilidad.

A transformación, no simple deseo.

Es conciencia, ¡Decisión! Y ¡Unión!, no división ni fractura con el sector social.

Es modificar conductas ante una vida compleja y adversa, que frene al que impone odio e inmovilidad.

Es evitar una mala acción pública. Es empujar a todos, sin ideología o creencias.

Es no etiquetar en buenos y malos. Es reconocer que malas decisiones públicas afectan a ¡Todos! Y las privadas, tu círculo, tu entorno.

¡Ninguna se justifica!

El putrefacto y dañino, a veces es tanto ateo, como el que inclina su fe en Dios y manda bendiciones.

O el que te habla de fraternidad e impregna odio, empuja al enfrentamiento, al miedo.

Lo importante, los ¡Actos!, ¡la acción! El Ejemplo.

Cambiar para dejar atrás, aquel año de muerte y violencia por diferencias ideológicas o simpatías partidistas.

Hacer del hartazgo por la impunidad, al abuso, la corrupción, la injusticia y el deterioro diario de la vida, el impulso para el cambio.

Reflexionar que en tiempos de guardar para unos, y de vacaciones para los que no se quedan en casa, la fraternidad es confianza propia y hacia el hermano.

Es no esperar cambio automático por nuevo año. Es frenar a ese candidato que sólo piensa en su aspiración y quiere despilfarrar en lo superfluo para convencer.

Es no podrir tu alrededor ni permitir que el parásito enquiste ¡Derrota! ¡Odio! ¡Fracaso! Y ¡División!, por ideologías o creencias.

Es mostrar arrojo, impulso y corazón para salir adelante, ¡todos!, aún en la adversidad y en el luto.

Es solidarizarse con el otro, aunque disientas con él.

Es hacer introspección, auto análisis sobre si un año cambia todo o ¡Nosotros! Cambiamos todo.

Es respetar creencias, ideología, inclinaciones políticas o ateísmos.

Es no mirar si el religioso o el ateo es mejor; si la fe o no creer te hace bueno o malo.

¡Es respetar! Y entender el gusto de cada quien, sin dañar al otro.

Es hacer, con acciones, no con palabras, la FRATERNIDAD.

Es no fingir. No simular que empujas a la fraternidad, sin predicar con el ejemplo lo que pregonas.

Es no propiciar ni con la palabra al enfrentamiento con el hermano.

No destruir, sino construir; es ¡cambiar tu! Y cambiar yo, empujar ¡Todos!

Es pureza del alma.

Ver tu interior, cómo eres, qué das y haces para no dañar.

Es simple, es nacer en cuna que no se batió en la porqueriza. Demostrar el corazón no por un año ni por aspirar a un cargo, sino porque cambiar todos, transforma, no simula ni finge, porque deja algo para ¡Todos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s