Gobierno federal está comprometido con el combate a la violencia contra mujeres

Por José Vilchis Guerrero

La doctora Mariana Sánchez Dávalos sufrió violencia sexual cuando hacía su servicio social, lo denunció y no fue atendida eficazmente. Le dijeron que se fuera y descansara un mes en su casa y la dejaron abandonada a su suerte en Ocosingo, Chiapas, a lo que Olga Sánchez Cordero dijo que ya se atiende en caso en la Secretaría de Gobernación.
¿Se puede convocar a una mesa donde esté la secretaria de Seguridad Pública, el secretario de Salud y usted para garantizar la seguridad de las y los doctores que están haciendo su servicio social y que jamás los vuelvan a violentar? Fue la pregunta.
“Pues desde luego que todos los días tenemos en el Gabinete de Seguridad al sector Salud, y desde luego que atendemos todos estos asuntos”, respondió y precisó que en este caso está en estrecha comunicación con las autoridades de Chiapas y se hace una investigación del caso con perspectiva de género.
“Nosotros estamos insistiendo en el caso de Mariana, tenemos muy monitoreado el asunto, estamos coordinándonos con las autoridades de Chiapas, pero además está interviniendo Conavim, con Fabiola Alanís; está interviniendo Inmujeres y tenemos un equipo que yo llamo guerreras ahí viendo este asunto”.
Una forma de combatir esta violencia en contra de las mujeres es concientizando a la población sobre la actividad que realizan los médicos en zonas apartadas donde prestan su servicio social y lo mínimo que pueden hacer los habitantes es precisamente respetarlos y hacerles su estancia agradable.
Además, se comprometió, junto con las autoridades de Chipas, a investigar y sancionar a los responsables del homicidio de la médico Mariana de Lourdes Sánchez Dávalos, asesinada cuando realizaba su servicio social en la comunidad Nueva Palestina, municipio de Ocosingo, Chiapas
La funcionaria dijo que ya se revisa en qué contexto ocurrió la muerte de Mariana de Lourdes para transparentar los hechos y aplicar las sanciones.
La médico egresada de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Chiapas (UNACH), Sánchez Dávalos, fue asesinada el pasado 29 de enero, en el lugar donde prestaba su servicio social, en una clínica rural de la comunidad de Nueva Palestina, en el municipio de Ocosingo.
Su muerte, generó movilizaciones en las principales ciudades de Chiapas, donde se condenaron los hechos y se exigió justicia. También se pidió se cancele la rotación de médicos pasantes en regiones donde el gobierno chiapaneco no pueda garantizar la integridad y seguridad de las y los egresados.
La madre de la joven Mariana Sánchez, de 24 años, Lourdes Dávalos Ábrego, denunció que su hija fue víctima de un presunto feminicidio, porque previo a su muerte denunció el hostigamiento y abuso sexual que estaba sufriendo por parte de un compañero de trabajo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s