Escultura Monumental de Jorge Marín, invita a reflexionar sobre niñez migrante

*El ruido generado por el choque de los cuerpos, exhibida por primera vez en 2017 ante el palacio de Bellas Artes de la CDMX, es develada en Chiapas con un nuevo componente: la figura de un niño.

 El Ayuntamiento de Tapachula, la Fundación Jorge Marín y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, UNICEF, inauguraron esta tarde en el Parque Central Miguel Hidalgo de la ciudad de Tapachula, Chiapas, la instalación de la escultura El ruido generado por el choque de los cuerpos, obra que cuenta a partir de ahora con un nuevo y especial componente: la figura de un niño.

En esta pieza del escultor mexicano Jorge Marín, el esplendor del bronce magnifica una escena de corte surrealista. Se trata de una balsa que parte con rumbo desconocido; a bordo de ella se encuentran varios tripulantes que van hacia un nuevo destino. Sus cuerpos permanecen de pie, envueltos casi en su totalidad por una tela drapeada. Los pies, única parte de los cuerpos totalmente visible, se encuentran firmemente apoyados sobre la barca, que luce inconmovible y sólida a pesar de las señales del tiempo y de la navegación imaginaria sobre su casco. Originalmente eran tres los cuerpos que se erguían en la balsa, dos masculinos y uno femenino, pero, en el contexto del 75 Aniversario de UNICEF este año, Jorge Marín, Embajador de la organización, agregó una figura más, la de un niño, dotando así a la obra de mayor fuerza expresiva.

El impacto poético de esta intervención cobra aún más relevancia en el marco de la sede, Tapachula, ciudad ubicada el estado de Chiapas, en la frontera sur de México, lugar de tránsito y acogida de niños, niñas, adolescentes, adultos y familias enteras que se desplazan en búsqueda de una vida mejor y que al mismo tiempo enriquecen a la comunidad con sus tradiciones y costumbres, haciendo de esta localidad un crisol de culturas.

Para Jorge Marín, quien desde el año 2019 figura como Embajador de UNICEF México, es necesario abordar el tema de la movilidad humana desde un enfoque solidario, pues “esta es una parte intrínseca de nuestra condición humana; recordemos: nuestro origen como especie, es un impulso de sobrevivencia”.

Considera que este tema muestra también otra característica intrínseca del ser humano: la empatía con sus semejantes. “Por esta razón decidí desde mi trinchera de escultor hacer una obra que causara inquietud, incomodidad, discordia, y que fuera a espacios donde el gran público pueda verla e, idealmente, llevarse esa inquietud a casa”.

El objetivo de la instalación es generar conciencia, solidaridad e integración comunitaria a través de la gran capacidad de la obra del maestro Marín de llamar a la reflexión, en una ciudad tan emblemática como lo es Tapachula en cuanto a temáticas de migración.  En este contexto, la Fundación Jorge Marín acompañará la exhibición de la obra con dos talleres para niñas, niños y adolescentes: “Cuéntame tus Alas” y “¿De dónde viene tu familia? Navegando mi imaginación”.

El primer taller consiste en la recreación de la escultura Alas de México de Jorge Marín a través de diferentes técnicas artísticas que le permitirán a niñas y niños jugar con su creatividad e imaginación para crear su propia versión de la obra y responder al mismo tiempo la pregunta “¿a dónde irías si tuvieras alas?”, mientras que el segundo involucra trabajo colectivo de equipos mixtos conformados por niñas, niños y adolescentes tanto locales como migrantes, con la finalidad de recrear en papel la balsa de El ruido generado por el choque de los cuerpos, otorgando identidad a sus tripulantes, compartiendo experiencias individuales y subiendo a la balsa figuras que representen a sus amigos, familiares, mascotas o cualquier otra figura que evoque un sentido de pertenencia.

“El 75 Aniversario de UNICEF representa setenta y cinco años de lucha por los derechos de la infancia y adolescencia a nivel mundial, y ofrece una oportunidad de reflexión sobre lo logrado en esa materia a nivel nacional, oportunidad que, en esta ocasión, estamos aprovechando a través de un vehículo muy especial nacido de las manos del maestro Jorge Marín”, señaló Fernando Carrera Castro, Representante de UNICEF en México.

“Esta escultura fue, desde de su creación, una obra de alto impacto dramático, pero hoy su impacto es aún mayor gracias a la incorporación de ese importante cuarto viajero infantil.  Ese cuarto viajero que nos recuerda la importancia que lugares como Tapachula han tenido, tienen y seguirán teniendo en las vidas de las niñas, los niños y adolescentes que los atraviesan o viven en ellos, así como el papel de sus habitantes en cuanto a acogerlos con la calidez y cuidado que requieren personas de su edad y en sus circunstancias”, concluyo Carrera Castro.

Finalmente, Rosa Irene Urbina Castañeda, Presidenta Municipal de Tapachula, agradeció la llegada de la obra y recordó que “Tapachula ha sido siempre sinónimo de esperanza: lugar de encuentros, de paso y destino de migraciones que en la búsqueda de mejorar su existencia han labrado este suelo rico, sincero y bondadoso.”


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s