La sicopatía de Obrador contra periodistas liberales del siglo XXI

• México estaba mucho mejor, sin López Obrador
• Con López Obrador, “LA CONSTITUCIÓN HA MUERTO…”

Por Blas A. Buendía

El mártir mexicano Ricardo Flores Magón volvería a morirse si en el pasado hacia el futuro un siglo después de su muerte, su imagen de libertador ha sido cruelmente explotada, más aún si se enterara que la sicopatía del presidente Andrés Manuel López Obrador, la ha utilizado para su propia conveniencia engañando al pueblo que su fallido gobierno ha llevado a la tumba a millones de mexicanos en diferentes renglones de la salud pública.
Inteligentemente, el ex priista político tabasqueño cada vez que puede, hace referencia a la inspiración del ilustre libertador oriundo del estado de Puebla, en la víspera de que en este 2022, el Congreso de la Unión declarará “Año de Ricardo Flores Magón”, a 100 años de su fallecimiento, como un reconocimiento a su ardua labor en favor de la clase trabajadora, de la Patria y de la libertad de nuestro país.
Con sentido antónimo, Obrador no ha sido nada “inteligente” porque sus pifias como jefe del Ejecutivo federal, lo han encumbrado en un mundo fantasioso de la torpeza, de la ignorancia y la brutalidad para gobernar, porque si bien Flores Magón fue un auténtico defensor de la Patria en difíciles tiempos que era convertirse como “enemigo”, frente al gran al tirano oaxaqueño Porfirio Díaz Mori, quien sentenciaba “mátalos en caliente”, y que lastimosamente, a un siglo de distancia, esa historia se repite.
Ricardo Flores Magón fue uno de los precursores de la Revolución Mexicana y ha inspirado a generaciones de mexicanos a participar en todos los movimientos legítimos de transformación, cosa que Obrador no lo ha hecho con su demagógico discurso de la 4T (Cuarta Transformación) que contrasta en el supuesto bienestar de millones de compatriotas que se debaten entre la vida y la muerte.
Rememorar la inteligencia de los Hermanos Flores Magón es un tema obligado en la vida histórica de México; es una fuente de nostalgias políticas inagotables, ya que Ricardo, a sus 17 años de edad, enarboló la revolución penetrante de las ideas, en la defensa de las libertades en contra de un autócrata que duró en el poder exactamente treinta años, y ciento cinco días.
Los Flores Magón se caracterizaron por su activismo en favor de la clase trabajadora que era explotada en la época porfirista, exigiendo jornadas laborales de ocho horas, el descanso dominical y el reparto de las tierras a los campesinos.
Al igual como lo hacen los periodistas contemporáneos en este siglo XXI, Ricardo Flores Magón exhibió los abusos y la corrupción de los dueños de las fábricas y haciendas en el porfiriato; por ello, es inspiración de quienes no se dejan sojuzgar, luchan por la justicia social y no callan la voz de denuncia frente a la prepotencia corruptiva y el abuso de los poderosos o contra los que menos tienen.
La vida política es cíclica, y Obrador se ha encargado de revivir a ese negro pasados en el que México se vio acicalado por quienes llegan al poder, sintiéndose dioses, que les ha quedado “mínima” la nomenclatura presidencial, perdiendo el piso por creerse reyes de Palacio Nacional.
La ortodoxia de políticos ha sido muy clara al exigirle a Obrador, que se desista en mantener una postura de violaciones constitucionales, sobre todo en contra de los derechos de los periodistas quienes exigen que haya una plena libertad de prensa. Esa es su la catedral de su cátedra.

Y una vez que el Senado apruebe y declare el año de Ricardo Flores Magón, el titular del Ejecutivo Federal debe guardar una veda para ya no amenazar a los periodistas críticos de su mal gobierno, porque pareciera que el espíritu opresor de Porfirio Díaz, renaciera de las cenizas, emitiendo acusaciones absurdas como supuestos “adeudos fiscales”, cuando los periodistas tienen salarios míseros en comparación a las percepciones que obtiene el Presidente de México.
Quienes mantenemos esa llama de la esperanza en el realce del periodismo nacional, ningún periodista claudicará, salvo aquellos que por omisión y corrupción, son aliados en el reparto de mínimos chayos que insultan a la inteligencia del gremio.
Infinidad de representantes populares liberales de ambas cámaras, coinciden que Ricardo Flores Magón fue un liberal precursor de la Revolución Mexicana, por lo que no estaría en favor del poder personal; además, de que el periódico Regeneración era una publicación de denuncia jurídica, que exhibía los negocios de los jueces y abogados, y hoy en día, 100 años después, Regeneración lo han convertido en un bodrio que desvirtúa la moralidad de la Nación, al contar con un periodiquillo de destila Degeneración y Degradación de la política.
Es de puntualizar que con base a los esfuerzos de la Federación de Asociaciones de Periodistas Mexicanos, con el aval del Colegio Nacional de Educación Profesional Técnica, en noviembre de 2021, galardonó a este reportero merecedor del Premio México de Periodismo Ricardo Flores Magón, por una investigación periodística denominada “Autogobiernos, inextinguibles infiernos penitenciarios en la Ciudad de México”, en el género de “Artículo de Fondo”, publicado en diversos portales de redes sociales de la Ciudad de México, así como en los estados de Veracruz, Aguascalientes y Estado de México, y otros confines del mundo.
La sinergia política y democrática en el medio periodístico —es de ponderarse— se ha venido imponiendo, sin el aval del sistémico régimen, toda vez que el poder siempre ha abusado empleando a amanuenses y la compra de conciencias para hablar “bien” del gobierno en turno, el cual es heredero para seguir empleando tácticas dictatoriales emanadas desde el propio neoliberalismo, cuyo fenómeno antisocial se niega a “morir”, ahora en manos de López Obrador.
Asimismo, con la extraordinaria importancia que la FAPERMEX y el CONALIPE, sigan velando no solo por la seguridad e integridad de todos los hombres y mujeres que se dedican a la noble profesión de escribir, sino reconocer el talento de cada uno de ellos en el periodismo nacional, el periodismo liberal frente a un gobierno enfermizo por el poder, solo crea zozobra e inseguridad para millones de mexicanos.
Si bien es cierto que en el pasado la hegemonía del PRI-Gobierno, que con el devenir de los tiempos el escritor peruano Mario Vargas Llosa, la calificó como la “Dictadura Perfecta”, solamente se reconocía a los clientelares reporteros encumbrados al servicio del poder político, más no a todos los Héroes del Periodismo Independiente, ya que el ministerio de la política interior (llámese, Secretaría de Gobernación) siempre ha ejercido una inequívoca política de coerción, polarización, férreo control y censura, arrebatándole a la meritocracia de comunicólogos el ineludible derecho constitucional de la Libertad de Expresión.
En esa clasificación del pensamiento universal, si Ricardo Flores Magón viviera, ya estaría censurando a este régimen que encabeza un truhan trastocado en el mundo de la sicopatía perturbadora, cuya anormalidad se conjuga en el desequilibrio sociopolítico, en un sexenio demencial, en una chifladura de administración, saturada de acciones de manías que aterrizan en la locura.
Por considerársele al periodismo una profesión de alto riesgo en México y América Latina, ante la desvergonzada actitud arrogante de Obrador, muchos periodistas han ofrendado hasta sus vidas para mantener a la sociedad bien informada, de manera transparente y sin tapujos, descubriendo a funcionarios corruptos, con base a la rectoría paradigmática de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, cosa que para el presidente López, ahora le incomoda que sus Juniors gocen de las mieles del poder cuando en su pasado, se connotó en un “caudillo revoltoso” del sistema del PRI imperial.
Ícono del liberalismo en México, Flores Magón al igual que su hermano Enrique, participaron en el año de 1892, en los disturbios estudiantiles en contra de la tercera reelección de Porfirio Díaz en la Presidencia de México.
Colaboró como periodista en el periódico de oposición El Demócrata, dirigido por Joaquín Clausell, hasta en tanto cristalizó sus proyectos periodísticos, en diversas etapas de su vida, con Regeneración, El Hijo de El Ahuizote y El Hijo de El Ahuizote 2.
Y como si fuera el preludio para el mal gobierno de Andrés Manuel López Obrador, a un siglo de distancia, Ricardo junto con su hermano menor Enrique, y otros liberales, participaron activamente en protestas civiles, colocando en el balcón de las oficinas de El Hijo de El Ahuizote, un gran crespón negro en señal de luto y la frase “LA CONSTITUCIÓN HA MUERTO…”
En la Hemeroteca Nacional de la Universidad Nacional Autónoma de México, aun se puede consultar la originalidad de esa gráfica que ha hecho historia y en la que se describe un pie de foto: “Los hermanos Enrique y Ricardo Flores Magón en los balcones de su periódico El Hijo del Ahuizote, ubicado en la calle de Cocheras #3, hoy República de Colombia #42, el 5 de febrero de 1903, cuando con una imagen de Juárez y un crespón de luto enmarcan la leyenda “LA CONSTITUCIÓN HA MUERTO…” en el día de la conmemoración de la Promulgación de la antigua Carta Magna de 1857”.
Ricardo Flores Magón cuando es liberado en 1904 luego de estar preso por órdenes del general Díaz, parte rumbo a Laredo, Texas, exiliándose con su hermano, su padre y otros compañeros, donde lamentablemente falleció lejos de su Patria Querida, y su amado pueblo que lo vio nacer, el estado de Puebla.
Paradójicamente, Andrés Manuel López Obrador, sin tener un ápice de vergüenza para ensalzar a un precursor de las ideas revolucionarias, exhibiendo su imagen en sus peroratas mañaneras, ahora pretende desaparecer la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, por lo que activistas emplearán la misma táctica liberal de los Flores Magón, instalar gigantescos crespones en las instituciones republicanas como sería Palacio Nacional, en la Suprema Corte de Justicia de la Nación, en la Cámara de Diputados y en el Senado de la República, antes de que el ex priista atente contra las garantías individuales consagradas en nuestra Carta Magna.
Con López Obrador… “LA CONSTITUCIÓN HA MUERTO…”
¡López Obrador, sigue siendo un peligro para México!
¡México, estaba mucho mejor sin López Obrador!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s