Parásitos lamebotas legislativos, hincados ante Gertz

• Alejandro y su supuesta honorabilidad
• Urge que la oposición lo someta a un juicio de procedencia para desaforarlo y remitirlo a un juez federal para encarcelarlo conforme a Derecho
• Sería apoteótico enjuiciar al Zar protector de la narco-política

Por Blas A. Buendía

Cómo es posible que los senadores de la República, que se supone podrían brincar como futuros aspirantes a la Presidencia de la República, se hayan prestado a ser comparsa del fiscal General de la República Alejandro Gertz Manero, ante los escándalos mediáticos que han centrado su figura como un “narco-padrino” que opera impunemente desde del Poder del Ejecutivo para proteger a los altos jefes del narcotráfico, así como del aparato burocrático presidencial que manipula el C. Presidente Andrés Manuel López Obrador.
Lo que se esperaba que las sensibilidad de los senadores pudieran cambiar el rumbo de la seguridad nacional a través del titular de la FGR, no se haya cristalizado cuando menos crear una Comisión Especial para investigar a Gertz por tantas pifias cometidas en estos tres años de gobierno. Salió del Senado de Insurgente y Reforma, victorioso y luciendo una coraza de impunidad para mantenerse en la palestra de la narco-deshonestidad.
Los cierto que los senadores particularmente del Movimiento de Reconstrucción Nacional —la tal MORENA de López Obrador—, se convirtieron míseramente en entes cómplices no castigar las tantas marrullerías de Gertz, que cada día, es más omiso para combatir el crimen organizado.
El pleito familiar tras la muerte de su hermano Federico, a quien sin dudarlo culpó a la ahora viuda y a su sobrina de haber actuado en presunto complot para “asesinar” al jefe de la casa, cuando el consanguíneo del Fiscal falleció por los males que siempre le aquejaron a lo largo de su vida hasta morir a los más de 80 años de edad.
El meollo del asunto, según ha trascendido tanto en el Poder Legislativo como en el Judicial, se cierne en un oculto conflicto de intereses en el que Alejandro para “salvar su pellejo de moralidad”, siempre utilizó a su hermano como prestanombres, que al fallecer y suponiendo que teniendo toda su riqueza a su nombre, esa fortuna incómoda la heredó su esposa creando un malestar en el Fiscal, obligándose a hacer acusaciones para encarcelar a las dos mujeres gracias a sus “vitales” influencias políticas.
Pese de conocer ese negro historial del “pequeño Alex”, los senadores salieron prácticamente en su defensa durante su reciente comparecencia en la Cámara Alta, a puerta cerrada, donde los legisladores le otorgaron el beneficio de la duda y un voto de confianza, lo que molestó a la incipiente oposición que con sus reflexiones, no logró convencer a los morenistas iniciarle un Juicio de Procedencia para desaforarlo y enfrentar a la justicia como cualquier otro terrenal que no tenga fuero como lo posee Don Alejandro.
Lo cierto, como diría arrogante el ex presidente Vicente Fox, en los senadores morenistas les nació ese síndrome del lamebotas, porque al conocer el malestar nacional y la pésima actuación moralina del Fiscal, no hicieron nada para ejercer todo la fuerza de la ley y reconstruir el Estado de Derecho hoy perdido en México, convirtiéndolo en una república fallida.
En la víspera, los senadores “cambiaron de opinión como si se cambiaran de calzones”, tal y como cuando los lamebotas cambian de opinión inmediatamente, siendo tachados por la Vox Populi: “Son de lo peor y una vergüenza para la nación”, toda vez que fustigaron que existan legisladores malignos que le dan la vuelta a cualquier pregunta.

Esto, según psiquiatras del comportamiento humano, ese tipo de actitudes “es lo más desesperante de los lamebotas”, o sea, sus respuestas siempre han sido evasivas, imaginando para la gente, carente de honestidad, “no pueden reconocer un error, ni en sueños”.
Actúan, con emoción exageradas, como lamebotas por cosas las triviales para defender al Fiscal. No trataron, ni por equivocación, por mejorar su actividad como supuestos legisladores, incluso, al país lo tienen sumido en la ruina total. Especímenes tan raros como ellos, prefieren proteger al criminal que proceder constitucionalmente por castigarlo con cárcel.
Es tan desquiciante esta situación que la corrupción que prometió Obrador nunca se podrá cumplir y menos combatir.
Un lamebotas es capaz de soportar humillaciones sin parar. Aguantan situaciones que cualquiera que tenga un poco de autoestima no aguantaría. ¡Qué oso!, como afirmarían los millennials.
En todo este contexto, la Academia de Derecho Penal del Colegio de Abogados de México, A. C., consideró que en estos momentos, cuando la Cuarta Transformación de la Nación y su Fiscalía Independiente intentan desesperadamente evidenciar la supuesta honorabilidad de Alejandro Gertz Manero, pretendiendo ocultar como siempre, sus riquezas y obstruyendo las indagaciones en contra de la narco-política —blindando sus propiedades frente a la justicia—, se echa de menos la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y la verdadera justicia que prometió Andrés Manuel López Obrador, al tomar posesión como Presidente Constitucional.
La muy vehemente, ardorosa, rastrera y despreciable defensa que efectuó la Cámara de Senadores en el problema político-jurídico derivado de las conductas delictivas de Alejandro Gertz Manero, no ha resultado ni afortunada, ni decente como se esperaba.
El citado Ateneo en materia de la Abogacía, destacó que cabían, y caben distintas actitudes jurídicas, para destituirlo, pero lamentablemente “ese delincuente Siervo de la Nación”, no mereció la atención de los señores senadores quienes como era de esperarse, ahora arremeten en contra de quienes lo señalan como deshonesto.
Los representantes del pueblo con ferviente protección a la supuesta moralidad de un delincuente, hicieron gala de servilismo y de una indignidad institucional.
No tomaron en consideración que ese fervor mereció una investigación sobre las omisiones a indagar a la narco-política, en la que el Señor Fiscal actúa como cómplice, lo que tiene y contiene pinta de sumisión a ese poder de la narco-política.
La negligencia, desatención y pasividad durante tan largo tiempo de ese tal Fiscal constituyen, por desgracia una triste realidad, tanto más denigrante si se toma en consideración el marcado perfil de las propiedades en el extranjero de Alejandro Gertz Manero.
Estos desgraciados incidentes —asevera— mueven a la Academia de Derecho Penal del Colegio de Abogados de México y al Foro Independiente de la Nación, a aumentar sus duras críticas contra la corrupción que prevalece en la actual Fiscalía General de la República, “y por tanto en hermandad formulamos la siguiente consideración: —‘Estimamos que, con lo que se conoce de Alejandro Gertz Manero y el mal que le ha causado a la Cuarta Transformación de la República, a la Justicia y a México, sea causa suficiente y aún sobrada para que el país entero se ponga a pensar si debe seguirse así’—.
“La opinión de las togas independientes de la República es que la deshonestidad, la inexacta aplicación de la ley, el encono que se tiene a ciertos adversarios políticos y la fabricación de probaturas no debe de seguir campeando en la Fiscalía General de la República. ¡Es cuanto!, puntualizó el abogado penalista Alberto Woolrich Ortiz, quien es presidente de la Academia de Derecho Penal del Colegio de Abogados de México, A. C.
Alejandro y su supuesta honorabilidad, cabe hacer la pertinente observación, podría opacarse siempre y cuando la oposición, en un punto de urgente y obvia resolución, lo someta a un juicio de procedencia para desaforarlo y remitirlo a un juez federal para encarcelarlo conforme a Derecho; sería apoteótico enjuiciar al Zar justiciero-protector de la narco-política.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s