Alentadora respuesta del Gobierno Federal a la crisis de la industria hípica

*Muchas gracias, señor presidente…

Por Enrique Rodríguez Cano-Ruiz

Cumpliendo con la disposición presidencial, el director general de Juegos y Sorteos de la secretaría de Gobernación, Manuel Marcué Díaz, atendió su solicitud y nos recibió como resultado de la denuncia que hizo Esteban Durán Acosta, periodista que puntualmente asiste a las conferencias mañaneras del señor presidente. 

En su intervención (minuto 52), el informador denunció que la empresa permisionaria del Hipódromo de las Américas ―la española CODERE― estaba liquidando a su personal sin cumplir con lo que manda la Ley Federal del Trabajo, lo cual es cierto, de acuerdo con los testimonios del personal que trabaja en la empresa que me han hecho saber. Ahora, la modalidad es que los hacen firmar 15 hojas en blanco.

Días antes, don Esteban me contactó para informarme que iba asistir a la “popular mañanera”, pues estaba próximo a que le dieran la palabra y me preguntó sí se me ofrecía algo. Le pedí que le entregara uno de los libros que he escrito acerca de la corrupción e impunidad que por años hemos soportado en el centro hípico y que contiene muchos de los artículos que he escrito desde 2013, referentes a cómo se ha venido gestando el derrumbe de la actividad hípica por la incompetencia de quién opera el Hipódromo.

Por supuesto le dediqué el libro -con afecto- al presidente. Tal vez en sus ratos de libres quiera leer algunos artículos, por ejemplo “La fatalidad Persigue a los Caballos Pura Sangre” o puede buscarla serie de artículos que denominé “La Decadencia del Hipódromo…”. También se puede leer el artículo de marzo de 2014 del periodista Roberto Fuentes Vivar, de Milenio, para comprobar que el problema es añejo.

Así pues, después de la mañanera -la que no observé de acuerdo con mi costumbre- y sin saber si le había dado la palabra al reportero, al mediodía me hablaron por teléfono para concertar una reunión con el licenciado Manuel Marcué -quien es una persona afable y que tiene la mejor intención para rescatar la Industria Hípica. Asistí con otras dos personas miembros de la asociación que represento. 

El licenciado Marcué nos planteó “que se ha decidido dictar medidas” para empezar a rescatar toda la industria de las carreras de caballos en el Hipódromo de las Américas y va a empezar ―como se lo propusimos en una junta anterior― por cambiar la estructura de la autoridad hípica. De hecho, nos comentó que ha convocado a los altos mandos de la ilegítima Comisión Mexicana de Carreras; quiero entender que al señor que funge como presidente Patricio E. Zambrano Plant (que nadie conoce en el Hipódromo) y a su verdadero propietario, Manuel Pacheco Hinojosa los cuales misteriosamente, siempre han encontrado un buen pretexto para no asistir al llamado de la autoridad reguladora. Solo acude el secretario técnico Mr. Carlos A. Macedo Rivas.

Reconociendo que esta actividad es muy especializada, el licenciado Manuel Marcué nos informó que va a solicitar, formalmente, a todas las asociaciones que participamos en la actividad, aunque la que representamos “ya no es una asociación reconocida por la permisionaria”, pues ahora solo reconocen “la que está configurada a su mutua conveniencia”. Nuestros abogados ya están trabajando en el proyecto para que, en su momento, junto a la Dirección Jurídica de la Dirección de Juegos, se modifique el Reglamento y tengamos una autoridad hípica incorruptible. Veremos si las otras asociaciones se adhieren a nuestra propuesta.

Reconstruir esta industria puede tomar mucho tiempo ―dependerá del interés y esfuerzo que hagamos todos los interesados―, pues la crianza mexicana del caballo Pura Sangre está en su mínima expresión ―casi extinta― e importar yeguas de cierta calidad, reacondicionar los ranchos de recría, solo se va a lograr cuando se entusiasme a los caballistas que se han ido e ilusionar a otros nuevos y ello quiere decir que la empresa permisionaria actual ―que no ha cumplido con las condiciones de su permiso― u otra que venga en su reemplazo, ofrezca premios muy atractivos para los caballistas (cuando menos del doble o el triple de que ahora ofrecen) y que exista una autoridad hípica independiente de la empresa que garantice certidumbre y transparencia; que esté conformada por especialistas y bajo la Rectoría del Estado, como siempre debió ser. Cumpliendo estás condiciones, les aseguro, estimados lectores, que va a haber cachetadas por tener caballos de carrera.

El segundo paso será crear una nueva Ley de Juegos y Sorteos para que la Industria Hípica regule y promueva no solo el Hipódromo de las Américas, sino todos los escenarios temporales que existen a lo largo de República, para crear miles de empleos bien remunerados. Finalmente, ese es el beneficio social de esta gran industria. 

Por último, volvemos a agradecer al señor presidente Andrés Manuel López Obrador su interés, lo cual hacemos extensivo al secretario de Gobernación, Adán Augusto López su intervención.

P.D. Un amigo que leyó el borrador de este texto me dijo: ¡Se vale soñar, Enrique! ¡Caray, es un hombre de poca fe!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s